El tiro deportivo y los elementos de puntería

Por José Ramón Lázaro Chamorro

Alinear los elementos de puntería con el blanco y realizar el disparo suena muy sencillo, pero la realidad es bien distinta.

Los elementos de puntería en un arma son los que nos permiten apuntarla correctamente en dirección al blanco para conseguir que el proyectil impacte en el lugar deseado.

Los elementos de puntería

No vamos a hablar de otros complementos que nos ayuden a apuntar el arma tales como visores telescópicos, sino a analizar los elementos básicos que vienen montados sobre la misma.

Podemos distinguir dos principales y cuya calidad y características dependen en muchos casos de los modelos de armas y de su finalidad ( tiro olímpico o deportivo, caza, armas de guerra, etc.).

Dichos elementos son el punto de mira y el alza.

El punto de mira

Puntos de mira intercambiables

Viene montado en el extremo del cañón, y consiste en una protuberancia que junto con el alza nos permite apuntar el arma al objetivo.

Pueden ser fijos, regulables o intercambiables.

En el caso del punto de mira fijo, suele ir soldado o atornillado al cañón, y para ajustar el arma hay que actuar sobre el alza.

En algunas armas, el punto de mira va enroscado en el extremo del cañón, pudiendo girar, o bien situado sobre una rampa que le permite deslizarse hacia arriba o hacia abajo. Esto permite regularlo en altura para lograr en combinación con el alza el ajuste deseado.

En el caso de los puntos de mira intercambiables, éstos suelen ir atornillados al extremo del cañón y al ser piezas de distinta altura, se pueden intercambiar para corregir la trayectoria del disparo en altitud.

El alza

Detalle del alza de la pistola Feinwerkbau AW 93 Detalle del alza desde el punto de vista del tirador

La denominación de esta pieza puede llevar a confusión, ya que realmente su regulación no es solamente en altura, sino también lateralmente (deriva), por lo que su ajuste es fundamental, junto con el punto de mira, para poder variar el punto de impacto hacia arriba, abajo, izquierda o derecha.

El  alza va montada en el extremo trasero del arma, en el caso de pistolas y revólveres, o en un punto intermedio, en las armas largas, que permita una visión nítida al encararla.

Las alzas para armas de competición suelen llevar una graduación micrométrica por lo que su ajuste no es continuo, sino en pequeños pasos o “cliks”. Estos pasos se miden en variaciones en el punto de impacto en el blanco, ya sea mediante relaciones de longitud y distancia, como por ejemplo una variación de 0,5 milímetros a 25 metros del blanco, o bien en una unidad denominada MOA (minutes of angle), minutos de ángulo, la cual siempre es constante y su valor se puede transformar a milímetros si nos imaginamos que el conjunto de los elementos de puntería está en el centro de una circunferencia cuyo radio es la distancia al blanco.

¿Cómo apuntar un arma?

Básicamente, y por decirlo de una manera sencilla, hay que hacer coincidir la muesca del alza con el punto de mira y con el objetivo. Manteniendo estos tres elementos alineados y procurando que el arma no se mueva en el momento del disparo, y siempre que esté bien ajustada, se conseguirá hacer llegar el proyectil al blanco.

No obstante, la forma de apuntar el arma puede variar dependiendo de cual sea su uso.

Si nos estamos refiriendo a armas de caza o de guerra, la lógica nos dice que el objetivo debe ser precisamente la pieza o el enemigo al que queremos abatir, pero cuando hablamos de tiro deportivo nos encontramos muchas veces con que el tamaño del  punto de mira es demasiado grueso para poder apuntar directamente al blanco. Este es el caso de la pistola neumática o de la pistola standard, en la cual el círculo del 10, se ve totalmente tapado por el punto de mira.

Para estos casos, hay una práctica totalmente habitual y aconsejable que es apuntar a otra zona del blanco que sea fácilmente identificable, y ajustar el arma para que el punto de impacto coincida con el centro de la diana. Esta forma de apuntar se denomina “apuntar al 6”, y se suele utilizar como referencia el borde inferior donde termina el círculo negro central del blanco, y que suele coincidir con el número 6. Aunque esta practica de ajustar la pistola para que apuntando al punto “A” impacte en el punto “B” pueda parecer un tanto ilógica, si la facilidad de apuntar al punto “A” es mayor, conseguiremos que todos los disparos impacten en “B”. No conviene apuntar justamente al borde del círculo negro, ya que puede crear confusion al intentar enrasar el punto de mira; lo aconsejable es apuntar un poco mas abajo, dejando una franja blanca entre el punto de mira y el círculo negro.

mal1

mal2 bien

En cualquier caso, el mayor problema al que se enfrenta el tirador es mantener los elementos de puntería alineados mientras soporta el peso del arma. Hay que esperar y ser pacientes y solamente la práctica nos indicará cuando es el momento idóneo para ejecutar el disparo mientras vemos bailar el punto de mira entre nosotros y el blanco. Una vez alineados los elementos de puntería, el disparador se debe accionar suavemente, de forma que el disparo nos sorprenda. Cualquier otra intencionalidad de sacar el disparo nos va a provocar movimientos no deseados en el arma y que por tanto que el proyectil impacte fuera de su objetivo.

Como hacer coincidir el alza y el punto de mira

También es obvio que es imposible mantener enfocados con el ojo el alza, el punto de mira y el blanco al mismo tiempo. Lo que se aconseja es enfocar alza y punto de mira y mantener borroso el blanco. Aunque puede parecer paradójico, hay una zona muy amplia del blanco en la que, manteniendo esta práctica, se puede hacer facilmente un impacto en el 9 ó 10.

Ajuste de los elementos de puntería

Hay que tener en cuenta algunas reglas básicas para saber como nos afectan los ajustes de los elementos de puntería en la trayectoria del disparo. Estos sencillos conceptos se traducen en:

  • Si se eleva el punto de mira, baja el punto de impacto.
  • Si desciende el punto de mira, sube el punto de impacto.
  • Si se eleva el alza, sube el punto de impacto.
  • Se desciende el alza, baja el punto de impacto.
  • Si ajustamos la deriva hacia la izquierda, el punto de impacto se desvía a la izquierda.
  • Si ajustamos la deriva hacia la derecha, el punto de impacto se desvía a la derecha.

Es decir, el alza y deriva siempre se ajustan en el mismo sentido en que queramos modificar el punto de impacto, mientras que el punto de mira se ajusta en el sentido contrario al que queramos modificar el punto de impacto.

Conclusiones

Un arma se puede calibrar de la forma que nos sea más cómoda y útil para logar que el proyectil impacte en el objetivo deseado, y muchas veces no hay que dejarse llevar por la lógica. En cualquier caso, solamente un arma perfectamente ajustada, sea cual sea nuestra forma de utilizarla, es la que nos dará las mayores satisfacciones. Afinar bien el alza y la deriva, y alinearlas correctamente con el punto de mira y el objetivo, junto con una buena preparación física que evite el movimiento y los temblores es lo que contribuirá al éxito.

 

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

El tiro deportivo – Pistola o revólver

Por José Ramón Lázaro Chamorro

En el tiro de precisión, en la modalidad de fuego central, es esencial elegir un arma con la que nos podamos sentir cómodos, pero la elección de pistola o revolver es a veces una cuestión de gustos.

Lo importante al elegir un arma para tiro deportivo es que sea precisa y fiable, pero estas características nos las proporcionan tanto las pistolas como los revólveres teniendo en cuenta la calidad con la que se fabrican actualmente.

Características de la pistola

Pistola Smith & Wesson 952IMG-20160731-WA0006

IMG-20160731-WA0011

La pistola es esencialmente un arma semiautomática. Esto significa que una vez realizado el primer disparo, parte de los gases de la combustión de la pólvora se utilizan para impulsar hacia atrás la corredera, expulsar la vaina vacía y volver a introducir un nuevo cartucho en la recámara. El martillo (pieza que impacta contra el percutor) igualmente queda montado para volver a efectuar el siguiente disparo solamente apretando el disparador (este sistema es lo que se conoce como simple acción).

Detalle de la pistola amartillada

Para efectuar la alimentación de la pistola, se utiliza un cargador que puede ir introducido en la empuñadura del arma o en cualquier otro sitio anterior a la recámara. Lleva un sistema de corredera en la que el primer cartucho se introduce en la recámara llevando manualmente aquella hacia atrás, y un muelle que al hacer recuperar su posición inicial a la corredera, aprovecha su fuerza para arrastrar el cartucho desde el cargador hasta la recámara.

Pistola Smith & Wesson 952 con la corredera abierta

Las capacidades de un cargador para pistola varían dependiendo de su finalidad. En el tiro deportivo es usual encontrar pistolas con cargadores de 5 cartuchos en calibres pequeños como 22 lr o 32 S&W, o 10 cartuchos en armas de mayor calibre como el 9 milímetros. Si hablamos de pistolas para otras modalidades deportivas como los recorridos de tiro, o bien de armas de defensa como las utilizadas por la policía u otras fuerzas de seguridad, la capacidad aumenta hasta 15-16 cartuchos por cargador.

La pistola puede ser de simple acción ó doble acción. En las de simple acción, es necesario amartillar la pistola de forma manual previamente al disparo. En las de doble acción, la pistola puede estar desamartillada pero con un cartucho en la recámara; al apretar el disparador, el primer tiempo llevará el martillo hacia atrás, y en el segundo tiempo el fiador liberará el martillo, produciéndose el disparo exactamente igual que en el caso de simple acción, aunque este sistema es utilizado principalmente para armas de defensa, y se desaconseja su uso en el tiro deportivo.

Características del revólver

Revóveres

El revólver por el contrario, no se considera un arma semiautomática, sino de repetición; es decir, es posible realizar varios disparos seguidos, pero a través de una acción manual. Consta de un mecanismo de tambor rotativo que hace al mismo tiempo las veces de recámara, y que gira entre el martillo (o el percutor en algunos casos), y el cañón para alinear el cartucho con los mismos, de forma que en la línea de tiro se encuentra el martillo, a veces la aguja percutora, la recámara alimentada y el cañón.

La carga del revólver se realiza introduciendo los cartuchos en el tambor, y al contrario que en la pistola, no se expulsan con el disparo, sino que permanecen en la recámara mientras gira el tambor y se alinea otro cartucho para ser disparado, debiendo finalmente abrir el tambor para expulsar las vainas vacías manualmente.

La capacidad de carga de un revolver es inferior al de una pistola. Normalmente se pueden introducir en el tambor entre 6 ú 8 cartuchos, excepto en casos de municiones de muy gran calibre (454 casull por ejemplo) en el que caben 5 cartuchos ya que las presiones que se producen en el disparo podrían agrietar el tambor. No olvidemos que cada orificio del tambor es una recámara en si misma.

IMG-20160731-WA0007

El revolver es de doble acción, y su funcionamiento permite que en el primer tiempo del disparo, el tambor gire y sitúe un cartucho listo para ser disparado. En el segundo tiempo, se transmite el impacto del martillo contra el cartucho y se genera el disparo. El primer tiempo también se puede accionar manualmente, amartillando el revólver con la mano, lo que provoca el giro del tambor exactamente igual que en el primer tiempo de disparo, y dejando el arma amartillada para que solamente haya que efectuar el segundo tiempo de disparo.

Pistola o revólver y la precisión

Dado que estamos hablando de tiro deportivo y que por tanto la precisión es uno de los principales objetivos, las características de estas armas hacen que se pueda ver comprometida si no se usan correctamente.

El proceso de utilizar un revolver en doble acción, hace que la mano tenga que realizar un esfuerzo para amartillar el arma, y por tanto existen mas posibilidades de que haya movimientos no deseados que comprometan la precisión del disparo.

Aunque se utilice en simple acción, y se amartille manualmente, lo que le equipara al sistema de disparo de la pistola, en series de tiro rápido, esta acción manual hace perder tiempo y es mas costoso recuperar la posición de disparo si no se tiene una práctica adecuada en la que después de realizar el disparo, se amartilla con la otra mano, se vuelven a tomar miras y se baja el brazo a los 45 grados hasta realizar el siguiente disparo.

Respecto al retroceso, a igualdad de munición, el revólver tiene algo más de retroceso, ya que toda la fuerza de la ignición de la pólvora se utiliza para impulsar al proyectil, mientras que en la pistola, parte de la fuerza se pierde en recargar el arma automáticamente, disminuyendo algo el retroceso, aunque normalmente la diferencia es muy pequeña, incluso entre calibres distintos como el 32 S&W o el 38.

En base a lo anterior, parece que es el revólver el que sale perdiendo, aunque hay tiradores que lo prefieren como cuestión de gusto personal. No obstante, al no tener apenas piezas móviles, aventaja a la pistola en cuanto a que no tiene movimientos internos que puedan afectar a la precision.

Conclusiones

¿Pistola ó revólver?. Es una cuestión de gustos, y aunque la pistola tenga algunas ventajas frente al revólver, hay tiradores que son verdaderos maestros con este tipo de armas. Puede que influya el romanticismo de disparar con un arma cuyo diseño es más antiguo que el de la pistola, además de tener mecanismos más simples, lo que lo hace menos susceptible a roturas y a interrupciones.

En mi caso particular, tiro con los dos tipos de armas, un Smith & Wesson 686, con cañon de 6 pulgadas y munición del .38, y una Walther GSP Expert del calibre .32.

IMG-20160731-WA0002 IMG-20160731-WA0009

Como en todo, la elección final es del tirador.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

BR50 – bench rest a 50 metros

Por José Ramón Lázaro Chamorro

A pesar de no ser modalidad olímpica, la Real Federación Española de Tiro Olímpico ha incluido como actividad las tiradas de bench rest desde el año 2005.

Aunque de gran tradición en Estados Unidos, en España se practican desde hace relativamente poco tiempo competiciones deportivas de bench rest a 50 metros. Esta modalidad de alta precisión tiene por finalidad conseguir una suma de puntos lo mas alta posible al final de la competición.

Las armas para bench rest 50

Para esta modalidad tan peculiar de tiro deportivo de alta precisión, solamente está permitida la utilización de armas largas de percusión anular (22 lr. Y .17 HMR), tanto de cerrojo como semiautomáticas, no permitiéndose el uso de ningún otro tipo de calibre. Está permitido montar cualquier tipo de visor telescópico sin limitación de aumentos. También existen modalidades para rifles de percusión central y aire comprimido.

????????????????????????????????????

En función de las características del arma, se establecen dos categorías: stock y open.
En la categoría stock entran aquellas armas que no hayan tenido modificaciones de fábrica, solamente se permite afinar el disparador, y cuyo peso total incluido el visor no exceda de 3.850 gramos.
En la categoría open entran por exclusión el resto de armas, bien porque excedan el peso, o bien porque se hayan realizado modificaciones en alguna de sus piezas.

Las competiciones de bench rest 50

Las competiciones de esta modalidad consisten en la realización de 25 disparos en series de 5 disparos cada una sobre un blanco reglamentario situado a 50 metros. El blanco tiene 30 dianas, 5 a la izquierda donde se realizarán las series de ensayo (sin límite de disparos) y 25 donde se realizará la tirada. Cada una de estas pequeñas 25 dianas esta dividida en secciones del 1 al 5. Se realiza un disparo por diana y logicamente, cuanto mas centrado el impacto mayor sera la puntuación.

blanco

Cada serie se realiza en un tiempo de 5 minutos, excepto la primera en la que se permite un tiempo de 10 minutos. Los disparos deben realizarse cargando los cartuchos  de uno en uno antes de cada disparo, no estando permitido que aparte de en la recámara, haya otros cartuchos en el arma. Después de cada serie, los tiradores rotarán el puesto de tiro para evitar supuestas ventajas. Hay que tener en cuenta el viento y otros factores ambientales que puedan influir en la trayectoria del proyectil. Cuando se extraigan las armas para la preparación de la competición, éstas deben de estar sin el cerrojo. Es motivo de expulsión de la tirada la extracción del arma con el cerrojo puesto. El ganador será el tirador que consiga la mejor puntuacion sumando las cinco tiradas.

Los puestos de tiro en bench rest 50

En los puestos existirán unas mesas especiales donde se situará el tirador. La posición de tiro es sentado y con el arma apoyada debidamente en la mesa para extremar la precisión del disparo. No se permite ninguna otra posición. En cualquier caso, la boca del cañón del arma debe sobresalir al menos 1 centímetro de la mesa.

Los apoyos para la modalidad de bench rest 50

Está permitido sujetar el arma en apoyos delanteros y traseros de forma que se mantenga inmóvil en el momento de efectuar el disparo. En el caso de la categoría stock, los apoyos consistirán en sacos de arena bajo la parte delantera del arma y bajo la culata. En la categoría open, está permitido el uso de torretas de tiro para apoyar la parte delantera del arma, y saco de arena para la culata. En ningún caso el arma puede estar sujeta a los apoyos y debe poder ser separada de los mismos, por lo que no están permitidos otros aparatos de sujeción como bípodes. Tampoco está permitido que haya ningún tipo de conexión física entre el apoyo delantero y el trasero.

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

Conclusiones

En la modalidad de bench rest 50, aunque lógicamente el arma es importante, si que hay que prestar mucha atención a la munición. No debe utilizarse una munición de baja ó mala calidad, con la que los disparos se puedan dispersar. Una misma arma con distintas clases de munición puede tener unos resultados realmente sorprendentes.

Para quien esté interesado en conocer más a fondo el bench rest 50, la normativa que se aplica en esta modalidad se puede encontrar:

En la web de la National Bench-Rest Shooters Association https://nbrsa.org/

así como en la de la Real Federación Española de Tiro Olímpico:
http://www.tirolimpico.org/apps/displayFile/es/RFEDETO/public/pages/Normativas-reglamentos-documentacion-AP.cms_xhtml


linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

Armas de aire comprimido – 3ª parte

Por Ricardo Río

Las armas neumáticas cómo hemos visto en artículos anteriores tienen múltiples usos. Siempre resulta llamativo el por qué muchos tiradores no las valoran debidamente dado su alto grado de precisión, su bajo costo y fácil accesibilidad. Estas armas, por las razones que mencionaba anteriormente, llamaron la atención de militares que preocupados por adiestrar adecuadamente a sus cuadros en buenas condiciones y a costos razonables buscaban métodos alternativos de entrenamiento.

En varios países del mundo la problemática de entrenar a su personal militar y reclutas a bajo costo siempre ha sido una cuestión importante a tratar por los mandos. Desde los esclavos aprendices de gladiadores, que aprendían a combatir utilizando espadas de madera, hasta los sistemas modernos de realidad virtual con el que se entrenan los pilotos de aviones, los métodos de entrenamiento siempre han buscado máximas prestaciones a bajo costo y máxima seguridad.

Así nacieron metodologías de entrenamiento utilizando armas de aire comprimido para entrenamiento militar. Las principales razones son las siguientes:

1) Menor coste de la munición.

2) Requieren pequeños y económicos polígonos de tiro, lo que permite su instalación al interior de las unidades con escasez de espacio y ahorra los costos de desplazamiento del personal a polígonos mayores, generalmente muy distantes.

3) Mayor seguridad.

4) Bajo ruido.

5) Posibles accidentes con bajísimos niveles de riesgo.

A comienzos del siglo XX la BSA (Birmingham Small Arms) comercializó un fusil neumático de aire accionado por palanca inferior. Su cañón era estriado y de gran precisión. Esta arma utilizaba un nuevo tipo de munición muy similar a los balines diábolos conocidos en la actualidad. Esto permitía una razonable precisión y un precio accesible. Así esta arma fue seleccionada para entrenamiento militar en el Reino Unido. El BSA Military Trainer, a pesar de ser un arma de aire comprimido tenía rasgos netamente militares siendo muy parecido al fusil Lee Enfield de cargador corto, para asegurarse contratos gubernamentales.

El fusil Webley Service Air Rifle MkII que fue fabricado entre 1931 y 1946, es considerado como el rifle de aire más fino de su época. Este fusil posee un larguísimo cañón ubicado sobre el cilindro que es cerrado por una acción de cerrojo. El cañón es intercambiable y fácilmente removible haciendo posible tener tres calibres (.177″, .22″ y .25″) en una sola arma. Esto le permitía a los soldados a entrenar disparando a distintas distancias y distintos tipos de blancos.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

En Alemania se usaron rifles entrenadores: Mars 86, 100 y 115 fabricados por Venus Waffenwerk, Zella-Mehlis; Haenel 33 y 33 Jr. diseñados por Hugo Schmeisser; Diana 58 de 1915, accionado por palanca bajo el cañón y con cerrojo. Este modelo de Diana, actualmente se sigue comercializando con algunas modificaciones, pero básicamente es el original de 1915. También se utilizaban las pistolas Tell 3 y Haenel 28, similares a la Luger.

La conocida firma CZ, la checoslovaca Ceska Zbrojovka, produjo los modelos Vz.35, Vz.36 y posterior a la 2ª Guerra Mundial, el Vz.47.

561_1

El fusil de aire comprimido Vz.47 es semejante al fusil Vz.24 calibre 8×57 mm. del tipo Mauser. Tiene la caja de la culata larga; y un guardamanos que rodea al cañón en su parte delantera similar al Mauser; anillas y correa portafusil en la parte baja de la culata. La mira delantera es al estilo Mauser con cubrepunto; la mira trasera tiene ranura en “V” y posee marcas para el ajuste en elevación para 10, 15, 20 y 25 metros. El largo del cañón y la posición de las miras es casi igual al Vz.24. El peso es también similar, lo cual sin duda se debe a que la culata es de nogal de grano muy denso. Este fusil es de resorte y pistón con una palanca de carga en casi la misma posición que el cerrojo Mauser la cual se eleva a 90 grados y se tira hacia atrás. Al hacer esto, el resorte se comprime y se abre el acceso para introducir la munición esférica de plomo de 4,5 mm.

Durante la guerra de Vietnam el ejército de los Estados Unidos utilizó la Daisy modelo 99 para entrenar a los reclutas en las técnicas de disparo instintivo a corta distancia. Este tipo de entrenamiento debía prepararlos para la guerra de guerrillas propuesta por el Vietcong en las cerradas selvas del sudoeste asiático. Este arma, accionado por palanca, de repetición y con una culata especial de tamaño grande, tipo militar, era ideal para simular las técnicas de tiro que utilizarían con el Fusil Colt AR-15. La única otra modificación que se hizo a estas armas fue retirarle las miras, con el objeto de forzar a los aprendices a confiar únicamente en técnicas instintivas de apuntar y disparar.

Si bien no ha sido confirmado oficialmente las Brigada Juveniles del Partido comunista Chino han usado rifles de aire de entrenamiento TS-45 y TS-45-2 (XS-B3), caracterizados por tener cañón fijo, sistema de carga de resorte-pistón y accionados por palanca lateral, similares respectivamente a los fusiles militares SKS y AK de origen ruso. Curiosamente estas son las carabinas neumáticas que se han utilizado en distintos cursos a tiradores juveniles en Argentina. Estas carabinas neumáticas llegaron al país de la mano de la firma Baikal, que comercializa armas de competición de origen ruso. Estas carabinas arribaron a mediados de la década del noventa, y fueron elegidas por cuatro razones básicamente. La primera, su bajo coste, la segunda, su fiabilidad y dureza de materiales, tercero, su similitud con armas de competición y cuarto su tamaño que las hacía ideal para iniciar a jóvenes en las técnicas de tiro olímpico con muchísima facilidad.

En los países de Europa Oriental con influencia soviética era común que en escuelas, colegios y universidades se impartieran clases obligatorias de entrenamiento militar básico con armas de aire. En algunos de ellos se empleaba el rifle de aire ruso Baikal IZH-38 con cañón basculante.

En Francia la pistola de aire MAS/50 también fue utilizada para entrenamiento. Esta arma fue diseñada y fabricada por MAS (Manufacture National D’Armes de Saint Etienne) con el propósito de entrenar tropas militares en el uso de la pistola semiautomática Modelo 1950 de calibre 9 mm.

La Fuerza aérea de los estados unidos ha utilizado armas Crosman modelos 160, 600, 38C/T en programa de entrenamiento conocido cómo “Efectividad aumentada en combate”. Particularmente El rifle modelo 160, de calibre .22″ que utilizaba dos bombonas de CO2, es una de las mejores armas neumáticas producidas por Crosman dadas su precisión y fiabilidad.

En el caso de la pistola semiautomática Crosman 600, también de calibre .22″, utilizaba una pequeña bombona de CO2 de 12 gr. pudiendo disparar 10 tiros a repetición. Finalmente el revólver Crosman 38C/T fue un pedido especial de la fuerza aérea estadounidense para entrenar al personal asignado a la policía militar de dicha fuerza.

En el año 1954, la fabrica Anschütz diseñó 2.800 ejemplares de la carabina de aire comprimido para entrenamiento bautizada Hakim, en calibre .22″. Esta carabina fue diseñada especialmente para el Ejército de Egipto. La carga del aire se realizaba accionado la palanca que se encontraba debajo del cañón. El balín se colocaba por la parte superior gracias a un cilindro rotativo que se encontraba sobre el mecanismo de disparador.

561_2

Actualmente varios ejércitos del mundo utilizan las armas de aire comprimido para entrenar a sus soldados. Un ejemplo que pude ver personalmente fue en la Academia Militar Brasileña AMAN, lo que sería el equivalente al Colegio Militar del ejército argentino, donde los cadetes entrenaban las tres posiciones de tiro con armas largas en un polígono de armas neumáticas. Este polígono tenía cincuenta líneas con la particularidad de poder colocar el blanco en las posiciones que permiten disparar tendido, de pie y de rodillas. Esto hacía que cada tirador podía llevar y traer automáticamente el blanco sin importar la posición en que estaba disparando, pues cada línea tenía su propia maquina portablancos que también podía ser regulada según la altura de tiro.

Estimados lectores, como verán las armas neumáticas son excelentes para aprender, entrenar y mejorar nuestras habilidades de tiro. No las deje de lado. Son baratas, seguras y muy precisas. Disfrute de ellas respetando las normas de seguridad.

Fuente de consulta

Vázquez Toriello, Fernando (2002) Armas neumáticas. Apuntes de cátedra curso de instructor de tiro del Tiro Federal Argentino de Buenos Aires. Documentos en la web.

Cortesía de Full Aventura: http://www.fullaventura.com/

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

Armas de aire comprimido – 2ª parte

Por Ricardo Río

Siguiendo con la serie de artículos referidos a las armas de aire comprimido, en éste veremos los distintos sistemas de carga y la precisión que podemos obtener con estas armas. Todos sabemos que las armas de aire comprimido utilizan la energía que produce la liberación de aire a alta presión. Sin embargo las formas de comprimir el aire son diferentes, razón por la cual las armas tendrán sistema operativos distintos.
Actualmente las armas de aire comprimido pueden clasificarse en:

Armas de aire neumáticas

578_1

Son aquellas que utilizan una serie de bombeos múltiples de su palanca alojando el aire a presión en una cámara. La potencia del disparo estará dada por la cantidad de bombeos realizados hasta obtener la máxima capacidad de presión que permite dicha cámara. Esta cámara retiene el aire hasta la ejecución del disparador que abre la válvula que lleva el aire directamente a la recámara del balín.

Estas armas son de baja potencia y requieren de al menos diez bombeos para lograr la máxima precisión con ellas. Son livianas, precisas y seguras. Su único punto en contra es la fuerza que se debe hacer para cargar, y el tiempo que lleva entre tiro y tiro.

Armas de aire de resorte y pistón

578_3

Son las clásicas armas donde por basculación del cañón o accionamiento de una palanca, se compacta el resorte y su pistón. Al accionar la cola del disparador se libera el resorte impulsando violentamente el aire que se encuentra entre el pistón y la recamara del balín. Este tipo de armas de aire se destacan por su precisión de aire constante dado que un solo bombeo asegura siempre la misma cantidad de aire. Sus puntos en contra suelen ser las vibraciones excesivas que se producen en algunos modelos y la posibilidad que el cañón o su palanca de carga no queden debidamente sellados ocasionando pérdidas de presión.

Estas son las más conocidas y las más usadas en nuestro país (Argentina). La firma alemana Diana tiene una tradición histórica en el desarrollo de estas armas muy utilizadas en nuestro país. Como ejemplo de esto puedo contarles que yo aprendí a disparar con una carabina Diana modelo 25 de cañón basculante y una de mis primeras medallas a nivel nacional la gané con una carabina Diana modelo 75 sin retroceso, de palanca lateral.

578_3

578_4

Armas con cartuchos de precarga

578_5

(Aire comprimido y CO2) Este tipo de carabinas o pistolas son las más potentes y las más precisas a la vez. Esto se debe a que utilizan una garrafa o cilindro independiente que se adosa al arma por medio de una rosca – válvula de alta presión.

Este cilindro, llamado comúnmente “bombona”, se carga con compresores o tubos de alta presión similares a los utilizados para las cargas de tanques de buceo deportivo donde las presiones llegan a 200 bares o 3000 psi. Una vez cargada la bombona ésta se ajusta al arma permitiendo que cargue una recámara que, durante doscientos disparos aproximadamente, siempre tendrá la misma presión.

La bombona en todos los casos se coloca debajo del cañón. En estas armas la liberación violenta del aire o del CO2 se produce por la abertura prácticamente instantánea de la válvula que lleva el aire a la recámara del balín. En este tipo de armas las velocidades pueden variar de 150 ms/seg a 250 ms/seg. Este sistema hace que este tipo de armas sean las elegidas al momento de competir en altos niveles o bien sean utilizadas para cazar presas menores.

Hay armas de similares características como las Daisy que tienen una pequeña bombona descartable de CO2 que se coloca en la empuñadura de las réplicas de armas cortas. Estas “bombonitas” permiten disparar entre 30 y 70 disparos según el modelo, con la salvedad que la precisión va decayendo sistemáticamente con la pérdida de presión después de cada disparo. Este tipo de sistemas solo se utilizan con fines recreativos dado que la pérdida de presión constante, afecta a la precisión de los disparos.

Armas de CO2

578_6

Tal como su nombre lo dice, estas armas son potenciadas exclusivamente por CO2. Como fuente de potencia para un arma es curiosa, porque es usada tanto en algunas de las armas más baratas y menos precisas (réplicas de armas cortas) como en las de más alta tecnología usada en competencias olímpicas a 10 metros.

Guardado a temperatura ambiente agradable, el CO2 está entre 900 y 1000 psi y se comporta de manera muy uniforme, pero al subir o bajar la temperatura ambiente hará que cambie la presión relativa interna con la consecuente variación del punto de impacto de un arma de CO2. Las armas de CO2 son generalmente fáciles de cargar y no tienen retroceso al disparar. Las armas de CO2 para alta competición son muy uniformes e increíblemente precisas, sin embargo las de uso recreativo, como explicaba anteriormente por sus sistema de bombona descartable son de baja precisión.

Las más conocidas, las más utilizadas. Las Armas de Aire de Resorte y Pistón.

578_7

Hoy en día cuando hablamos de armas de aire, seguramente nos estamos refiriendo a armas de resorte y pistón. Son fáciles de disparar, de mantener y de comprar. Las más utilizadas por los tiradores son las de carga por cañón basculante. Esta arma de aire se carga sosteniéndola de la empuñadura con una mano y tomando la punta del cañón con la otra. Así “doblamos” el arma por la mitad, lo que permite que la presión que ejercen dos ejes compriman el potente resorte del pistón.

El fiador del disparador suena, y engancha en una muesca del pistón sosteniendo la totalidad del trabajo en tensión. En un arma de aire de cañón basculante, el balín es colocado directamente en la recámara y el cañón es levantado de vuelta a su posición quedando listo para disparar.

Al accionar la cola del disparador el fiador libera el pistón, que se desplaza violentamente descargando con presión el aire acumulado. Esto hace que el balín reciba la presión del aire sobre su cola y comience a desplazarse dentro del cañón. Este momento es muy importante porque la presión del aire debe asegurar que el balín tome adecuadamente las estrías lo que aumenta la precisión de nuestro disparo. Las armas de aire de resorte y pistón son altamente confiables y muy duraderas. El mayor cuidado que se debe tener con ellas es evitar disparar sin balines, porque la liberación violenta del aire sin la presión que le opone el balín a esa columna de aire, terminará golpeando el pistón sobre la base de la recámara sin amortiguación alguna.

Otra consideración es que nunca debemos guardarlas cargadas porque ello, más allá del respeto a las normas de seguridad, provocará que el resorte pierda tensión y fuerza de disparo. Su cuidado requiere solamente una limpieza sutil de su acabado externo y del cañón sí, los balines no son de buena calidad. Si disparamos con balines de buena calidad que no dejan residuos de plomo en su interior, lo único que deberemos hacer luego de varios años de uso y miles de disparos es cambiarle las juntas al pistón que con el tiempo se resecan y pierden aire durante su liberación.

578_8

Mecanismos de un arma de resorte y pistón

Las armas de aire y su precisión

Estas armas no serán precisas, solamente, por el sistema de carga o de disparo. En este tipo de armas, al igual que otras, será determinante el tipo de balines que utilicemos.

El balín, en estas armas, cumple varias funciones fundamentales al momento de evaluar su rendimiento. Un buen balín debe:

1) entrar perfectamente y sin esfuerzo en la recámara.

2) expandir su cola por la presión del aire para asegurar un buen sellado y que el aire no sobrepase al balín.

3) esa expansión debe asegurar que la cola tome adecuadamente las estrías.

4) el balín debe estar correctamente balanceado para que durante el vuelo asegure la máxima precisión.

Es importante observar que, muchas veces tenemos buenas armas de aire comprimido, pero que balines de baja calidad hacen que nuestras agrupaciones sean pésimas.

578_9

Ustedes pueden observar perfectamente esto, con la misma arma, el mismo tirador, en el mismo momento y lugar, se pueden lograr agrupaciones espectaculares y otras que son pésimas. Por eso al momento de elegir balines recomiendo comprar los llamados “de copa” pues son los que tienen mejores cualidades balísticas.

Fuente de consulta

Vázquez Toriello, Fernando – (2001) Armas neumáticas, a pistón y precarga. Apuntes de cátedra. Curso de Instructor de Tiro del Tiro Federal Argentino de Buenos Aires, Argentina.

Cortesía de Full Aventura: http://www.fullaventura.com/

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

 

Armas de aire comprimido – 1ª parte

Por Ricardo Río

Las armas de aire comprimido, en la actualidad, nos permiten disfrutar plenamente de nuestra pasión deportiva. Muchas veces tan sólo el desconocimiento que tenemos de ellas, es lo único que nos separa de una pasión indescriptible. Su extrema precisión, su durabilidad, su belleza y porque no decirlo, sus precios accesibles, hacen de estas armas verdaderas estrellas al momento de querer mejorar nuestras habilidades técnicas.

¿Y por qué digo esto? Por que muy pocos reparan en las excelentes posibilidades que nos brindan estas bellezas tecnológicas que, para sorpresa de muchos, llevan varios cientos de años en la tradición cultural del tiro.

Las armas de aire comprimido, además, nos permiten disparar en cualquier lugar donde tengamos un par de metros y un soporte que nos permita tirar de manera segura sobre un blanco sin generar rebotes. Esta cualidad, hace de estas armas, verdaderas compañeras de tiro a toda hora. Un amigo personal que trabaja en un puesto de gerente de altísimo stress me comentaba: “Cuando llego agotado a mi casa, me reencuentro con mi mismo disparando dos o tres series con mi pistola de aire en el altillo. Es como si toda esa carga negativa se fuera, fruto de la concentración y relajación que requiere disparar con mucha precisión. Mi mujer hace yoga, yo disparo con mi pistola de aire”.

Un conocido instructor de tiro, y también amigo personal, un día me invito a comer un asado a su casa. Curiosamente al lado de la parrilla había una caja que tenía un blanco de pistola neumática. Al ver mi sorpresa, con una sonrisa me dijo: “Mientras hago el asado, me coloco en la otra esquina del quincho. Así tengo casi nueve metros. Entonces, mientras hago el asado, aprovecho y entreno un poco mi técnica de tiro. Total, cero riesgo, bajo costo, ningún problema. Entreno, me divierto y encima…me como un asado con la familia”.

Las armas de aire comprimido, lamentablemente, nos son muy tenidas en cuenta por los tiradores. Muchos creen que el retroceso violento de las armas de fuego nos hace “más tiradores”. Sin embargo la cualidad fundamental de un tirador es su precisión y velocidad de disparo: ambas cosas pueden lograrse con este tipo de armas. Las armas neumáticas, por cierto, nos permiten mejorar nuestras capacidades técnicas mucho más que cualquier otro tipo de arma.

¿Por qué? Muy sencillo. La velocidad inicial del disparo en comparación con la de un arma de fuego es sensiblemente inferior a esta, razón por la cual debemos sostener y mantener, antes, durante y después del disparo el arma correctamente alineada, y sin movimientos, al blanco. Esto, gracias a la inexistencia del retroceso característico de las armas de fuego, nos permite observar perfectamente el error que estamos cometiendo.

Además estas armas pueden convertirse en un compañía de tiro perfecta, sólo basta tener el espacio adecuado, el tiempo necesario (que pueden ser sólo quince minutos) y las ganas de hacerlo. El costo de los balines hace que podamos disparar mil tiros de altísima precisión al precio de 200 tiros de calibre .22 LR de mediocre calidad.

En esta primera entrega me gustaría que compartamos la historia de estas armas, que seguramente para mucho de ustedes será sorprendente como lo fue para mí. En este sentido quiero agradecer al Ingeniero Fernando Vázquez Toriello, que tanto ha colaborado conmigo en los cursos de Instructor de Tiro que he dictado, aportando material inédito en nuestro país.

La historia de estas armas es muy rica por ello creo interesante empezar por el principio.

Breve historia de las armas de aire

La historia primitiva de las armas de aire está a menudo inmersa en el misterio y es todavía tan intrigante como cualquier crónica de siglos pasados. Aunque es difícil comprobar exactamente cuando las armas de aire fueron producidas por primera vez en Europa, los historiadores creen ahora que el período más probable para su primera aparición fue a mediados de los 1500. Comparativamente pocos ejemplares han sobrevivido la lenta marcha del tiempo, y la mayoría de esas armas de aire que lo han hecho descansan ahora en museos de armas en todo el mundo.

Sabemos que desde sus días más tempranos, las armas de aire eran muchas veces guardadas en secreto y hasta calificadas despreciativamente como herramientas del Diablo. Considerando el hecho que algunas armas de aire de siglos pasados eran comúnmente de calibre muy grande y casi tan poderosas como las armas de fuego de hoy día – aunque sin el ruido ensordecedor, destello y humo – es fácil comprender por qué las armas de aire de esa época eran temidas por muchos.

La mayoría de las armas de aire más primitivas pertenecían a dos grupos diferentes, aquellas energizadas por fuelles cargados por resorte y aquellas que utilizaban aire precomprimido almacenados en un depósito, que era una parte integral del arma o adjunto a ella. Las armas de fuelles estaban generalmente destinadas a tiro al blanco en interiores. Aunque de poca potencia, eran asombrosamente precisas a distancias cortas.

Los armas neumáticas, por otra parte, eran relativamente potentes. La tecnología de estas armas gradualmente mejoró a través de los años y su uso para cazar se puso de moda entre la nobleza Europea. El hecho que presas tan grandes como el jabalí silvestre y venados fueran abatidos rutinariamente por estas primitivas armas neumáticas, demuestra su asombroso poder. Su relativamente silencioso y eficiente funcionamiento, unido a su impermeabilidad a la lluvia o nieve, las hacía armas, desde luego, muy deseables. Por esta razón, estaba prohibido a los plebeyos poseer armas de aire comprimido.

A fines de los 1700, las potentes armas neumáticas encontraron su lugar entre las tropas militares. El Ejército Austríaco tenía un regimiento entero armado con rifles de aire de repetición calibre .44. Todos los relatos sobrevivientes indican que los austríacos usaron esas armas de aire con eficacia mortífera contra las tropas francesas de Napoleón Bonaparte durante la Campaña Tirolesa y se dice que eran suficientemente potentes para matar un hombre a 150 yardas de distancia. Tan temidas eran, que cualquier soldado austríaco capturado con un rifle de aire era ejecutado sumariamente como un asesino.

En el continente americano, los registros de la famosa Expedición Noroeste de Lewis y Clark (1804-1806) muestran que se llevó un arma de aire y los indios la llamaron “el palo de trueno sin humo”. Las primeras armas de aire producidas en los Estados Unidos se centraban alrededor del “arma de galería”, un arma de relativamente baja potencia que utilizaba una planta de poder de resorte y pistón. Estas armas florecieron durante el período inmediatamente siguiente a la guerra civil y se usaron principalmente para tirar a blancos de papel en interiores. Al finalizar el siglo XIX, los calibres de las armas de aire de América y Europa se habían reducido apreciablemente.

El siglo XX ha sido testigo de tremendos avances en el campo de las armas de aire para adultos, especialmente desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Muchas fábricas alemanas se convirtieron en productoras de armas de aire luego que la manufactura de armas de fuego fue prohibida por las fuerzas aliadas de ocupación. El resto ha sido la creación de una importante nueva industria que pretende una importante participación en los deportes de tiro alrededor del mundo actual. El erróneo concepto de que las armas de aire son simples juguetes ha sido fomentado por años debido a la popular arma de pelotitas (BB) de baja potencia y poca precisión producida en masa; sin embargo, el hecho que el tiro con armas de aire es ahora un deporte Olímpico está haciendo desaparecer esta imagen rápidamente. Las modernas armas de aire de competencia sin retroceso, con una precisión capaz de hacer de diez tiros un único agujero a 10 metros, pueden difícilmente llamarse “juguetes”. Los Juegos Olímpicos de 1984 presentaron por primera vez el tiro con armas de aire, una señal histórica y relevante de la importancia de las armas de aire de hoy en el tiro recreativo.

Las armas de aire para adultos han llegado a ser finalmente verdaderamente universales, un deporte de tiro que puede ser disfrutado por cualquiera, en cualquier parte – una gran diferencia con su oscuro e incierto comienzo unos pocos siglos atrás.

El Dr. Robert Beeman, es un académico que fundó su propia fábrica de armas neumáticas. Creo que resulta interesante poder leer a un académico amante del tiro, pues pocas veces podemos aprender de un doctor en filosofía de las ciencias que nos hable acerca del tiro.

¿Armas de Aire para Jabalí Silvestre? Una mirada histórica al arma de aire, por Robert Beeman.

“James, bombea mi nuevo rifle de aire para la caza del jabalí de mañana”. Éstas muy bien podrían haber sido las palabras de un rico Escocés de las montañas dirigidas a su mozo a fines de 1700. Resulta una sorpresa considerable para la mayoría de los deportistas del presente que las armas de aire estaban entre la más poderosas, y seguramente entre la élite, de rifles de grandes calibres más de 200 años atrás. Esta falta de conciencia es comprensible cuando uno descubre que las armas de aire poderosas eran muy infrecuentes, aún entonces.

614_1

Las buenas armas de aire siempre han sido más costosas de fabricar que las armas de fuego de calidad equivalente. Las habilidades especiales, conocimiento y gran cantidad de tiempo necesario para fabricar las complejas válvulas, cierres y depósitos de aire de las primeras armas de aire significaron que únicamente los tiradores más ricos podían afrontar semejantes gastos.

El origen de las armas de aire no es de ninguna manera tan claro como algunos frecuentemente citados autores nos llevarían a creer. El arma de aire existente más vieja, aparte de las cerbatanas, evidentemente, es un ejemplar en el Arsenal Danés Real que data de 1590. Las primeras armas de aire mecánicas parecen haber sido armas de fuelle. Estas armas usaban fuelles cargados por resorte en la culata del arma para proveer una ráfaga impulsora de aire al dardo especial cuando se accionaba el disparador. Armas de aire que empleaban un resorte para impulsar un pistón, que a su vez comprimían solo aire al momento de disparar, aparecen casi tan temprano como las armas de fuelle. Y, sorprendentemente, fue aparentemente también alrededor del 1600 cuando apareció la primera arma de aire de bombeo (neumática), un arma experimental hecha para el Rey Enrique IV de Francia.

Las más potentes de aquellos años eran neumáticas de bombeo. Esto es, se cargaban bombeando aire en un resistente depósito con válvula que era acoplado, o parte integrante del arma. Las bombas se construían a veces en el arma pero eran más frecuentemente separadas. Cargar un depósito podía tomar desde 200 a 2.000 soplidos de la bomba y producían presiones más allá de 1.000 libras por pulgada cuadrada (psi), unos 70 bares.

Las armas de aire antiguas ofrecían numerosas ventajas a aquellos primeros tiradores que podían pagarlas; algunas podían dispararse muchas veces por minuto, un contraste llamativo a las armas de avancarga quemadoras de pólvora. Tal fuego rápido era mucho más práctico con armas de aire porque estas no obscurecían su propia línea de mira con nubes de humo. Y, aunque la frecuentemente contada historieta de su silencio no es cierta, estas son menos ruidosas que las armas de fuego de potencia equivalente y su carencia de humo y destello ayudaban a hacer más difícil localizar la posición del tirador. Un aspecto especialmente apelado era la gran confiabilidad de las armas de aire. Las otras ventajas incluían carencia de chispas residuales, tiempo de tiro más rápido, potencia más uniforme; e ínfima suciedad del cañón.

La variedad de las primeras armas de aire reflejaba la variedad de la caza. Un ejemplar del siglo XVIII en la Colección Beeman es una sólida carabina de calibre .39, de solo 40 pulgadas de largo, quizás destinado a uso en matorrales densos o a lomo de caballo. Otro, hecho por Hass en Neustadt, Alemania alrededor de 1750, tiene un hermoso cañón liso de 33″ de calibre .33, que puede desatornillarse y ser sacado fuera del arma para descubrir un muy amenazante cañón de calibre .46 con siete estrías sumamente profundas. En solo momentos, el propietario de esta arma podía cambiar desde palomas a venado. Uno de los rifles de aire ingleses (hecho en 1850) muy bien guardado en la colección de Beeman fue usado regularmente para la caza del ciervo hasta 1950. Dispara una bala de 265 grains, de calibre .44.

Lewis y Clark llevaron un rifle de aire neumático calibre .36 en su famosa expedición de 1804-06. Les sirvió bien, tanto para cazar ciervos como para asombrar a los indios. Seguramente una de las más famosas armas con el depósito en la culata era el rifle de aire militar Austríaco diseñado por Girandoni en 1779. Su culata era un depósito de aire separable que mantenía aire suficiente para disparar una serie de 20 pesadas bolas de plomo suministradas desde un ingenioso cargador de alimentación rápida. ¡Estas formidables armas podían arrojar sus 20 tiros sin humo en un minuto; las balas de calibre .51 (13mm) viajando a casi 305 m/s eran mortíferas a unos 140 metros – una energía aproximadamente comparable a rifles de avancarga de la época o a la de una Colt .45 automática de hoy! ¡Un cuerpo de 500 soldados así armados tenían un poder de fuego potencial de 300.000 tiros en una media hora, increíble para rifles militares a fines de 1700!

Durante este mismo período, y por casi un siglo después, las armas de aire de grandes calibres fueron sumamente populares entre los deportistas ricos de Europa. Entre las armas de aire antiguas en la Colección Beeman hay hermosos ejemplares de carabinas de aire, de calibre .45, aparentemente para la caza del jabalí desde el lomo del caballo, largos rifles para la caza del ciervo, y conjuntos multipropósito ingleses especialmente hermosos con receptáculos ricamente grabados, cañones estriados y lisos intercambiables para caza mayor o aves acuáticas. Lo máximo en el desarrollo mecánico del arma de aire fueron los terribles bastones de aire con sus mecanismos internos al nivel de joyería. Evidentemente ningún caballero inglés bien vestido a fines de 1800 se veía sin una de estas armas, que oscilaron entre los calibres .30 a .49 y tuvieron quizás la potencia de un revólver policial moderno.

Un interesante cambio en la evolución de arma de aire ocurrió al comienzo del siglo XX. En América, el arma de resorte y pistón se había desarrollado a un nivel sofisticado y potente, especialmente en la forma de las costosas armas de galería populares después de la guerra civil. Las neumáticas habían alcanzado un alto nivel en Europa con el advenimiento de los conjuntos de caza multipropósito, bastones de aire, y finalmente el primer rifle de C02 – el bello y elaborado Giffard. La introducción del cartucho de arma de fuego y la pólvora sin humo detuvo el desarrollo de las armas de aire como armas poderosas. Las armas de aire ya no podrían seguir siendo consideradas propiamente como armas. La evolución de las armas neumáticas de bombeo y de C02 en su mayor parte dejaron Europa y aparecieron en América orientadas al nivel juvenil, con baja potencia y fabricadas en serie, mientras en Europa las armas de aire de resorte y pistón llegaban a ser sumamente sofisticadas y precisas con calibres pequeños para tiro al blanco y caza menor.

Finalmente, durante los años 70, los Beeman mezclaron el estilo estadounidense, potencia aumentada, y nuevas características con los desarrollos Europeos e hicieron la exitosa introducción de armas de aire de precisión para adultos y nuevos diseños de balines en la corriente dominante del mercado estadounidense del tiro. Ahora otras compañías han llegado al mercado de las armas de aire de precisión para adultos, pero el objetivo de la compañía Beeman es continuar mereciéndose el respeto como líder de ese mercado.

614_2

Para finalizar esta primer entrega me parece interesante destacar que las armas neumáticas, queda demostrado, no son un tema menor en el ámbito del tiro. Quizás en otros países donde la normativa permite adquirir armas de fuego legalmente, esto haya afectado la debida atención en las armas neumáticas, sin embargo en varios países europeos, con larga tradición en armas deportivas, las armas neumáticas son la base fundamental de la iniciación deportiva como tiradores.

Fuentes de consulta:

– Beeman Robert (1997): ¿Armas de Aire para Jabalí Silvestre? Una Mirada Histórica al Arma de aire. Beeman Precisión Airgun Guide, Edition 20, Estados Unidos.

– Dynamit Nobel /RWS Catálogo #13. Ulm / D. Alemania.

– Vázquez Toriello (2001): Armas neumáticas, a pistón y precarga. Apuntes de cátedra. Curso de Instructor de Tiro del Tiro federal Argentino de Buenos Aires, Argentina.

Cortesía de Full Aventura: http://www.fullaventura.com/

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

 

Alimentación para un óptimo rendimiento físico

por Víctor Manuel Cando

images (1)

Alimentación deportiva, dieta, aporte de calorías… Es curioso, que al hablar de alimentación deportiva todo el mundo relaciona este acto con un ciclista, un corredor de maratón, triatleta, etc., pero sin embargo en el ámbito del tiro deportivo es raro ver a alguien cuidarse a la hora de alimentarse antes o durante la competición.

Después de estar vinculado durante 20 años a la competición en otro deporte, rápidamente ves quien se preocupa o no de este tipo de aspectos.

Los tiradores suelen no desayunar, tomarse un café o meramente unas galletas y un vaso de leche, aunque tras la tirada se dan un fuerte atracón. Raramente se ve incluso beber agua durante la competición.

Aunque no lo tengan presente, la estabilidad mental “deportiva mente hablando” depende en alto grado del nivel de hidratación (las células son 90%  de agua) y del aporte continuado de glucosa sanguínea.

¿Qué se quiere decir con esto? Que si tras una noche, que pueden ser 6 u 8 horas sin ingerir alimento, nos levantamos y nos vamos a competir, no aportamos nada que recupere los niveles de glucosa hepáticos y regule la glucosa basal.

Quiero aclarar también, que el hecho de tener sobrepeso no tiene absolutamente nada que ver con tener más energía en estos términos.

La glucosa hepática es la que nos mantiene “vivos” durante la noche, ya que las reservas con las que nos hemos ido a la cama mantienen funcionado los órganos vitales mientras dormimos;  corazón, hígado, riñones…

Nos levantamos con la glucosa baja (el cuerpo la regula consumiendo lo que le queda después de la noche), es normal entonces que podamos sentir mareos, escalofríos, sudores o simplemente falta de concentración o temblores en el pulso, todo esto son síntomas de una glucemia baja.

No sirve de nada tampoco comer grandes cantidades en el desayuno, ya que sufriremos una hiperglucemia que siempre va acompañada de una hipoglucemia, produciendo los efectos anteriormente descritos.

Es importante tener una planificación de horarios, saber a qué hora empieza la competición, levantarse con tiempo para desayunar, ir al baño, vestirse, y salir tranquilamente hacia el centro deportivo.

En el lugar donde se celebra la competición, deberíamos llevar agua, o bebida con electrolitos si estamos en verano, para llegar entonces suficientemente hidratados, y continuar estándolo dando pequeños sorbos durante la misma.

Las sesiones en galería no sirven tan solo para entrenar y practicar las técnicas de tiro, deberían usarse para realizar pruebas y ver qué es lo que nos sienta mejor para desayunar, o comer si el campeonato se realiza por la tarde.

Un campeonato no es lugar para realizar estas pruebas, se debería ir con la lección aprendida.

diana-de-precision

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO