Tecnología aplicada al tiro deportivo – ¿En que puede incidir?

Por Ricardo Río

Introducción

En los últimos años hemos visto como el uso de las nuevas tecnologías han impactado directamente en la construcción de armas de fuego. Sin caer en lugares comunes podemos decir que las pistolas desarrolladas por Gastón Glock son un claro ejemplo de esto.

Ahora bien, ¿en que puede incidir la tecnología aplicada en otros campos en la construcción de un arma? La respuesta aunque obvia debe ser precisa, la construcción de un arma y la tecnología por aplicar debe estar directamente relacionada con el uso que se le dará.

Hemos visto grandes avances en el desarrollo de las armas cortas, sin embargo, pareciera que han pasado desapercibido los avances relacionados con las armas largas. Al respecto podemos señalar que los avances en el desarrollo de las armas largas siempre se han relacionado con dos puntos clave. En primer lugar intentando obtener un poder de fuego más eficaz y contundente, intentando reducir el tamaño de las mismas para uso bélico. En segundo lugar lograr la máxima precisión a las mayores distancias posibles según el calibre.

Del primer punto, del cual se escribe prolíficamente no ahondaremos. Pero si desarrollaremos unos breves conceptos con relación al segundo, que en definitiva son nuestra pasión: los fusiles y carabinas de pequeño y grueso calibre que se desarrollan con la única finalidad de obtener la máxima precisión posible.

Desarrollo

Por curioso que parezca las máximas precisiones con armas largas de grueso calibre ya se habían alcanzado en 1909, gracias al Mauser Argentino desarrollado bajo la estricta supervisión del Gral. Pablo Richieri quien fuera comisionado del gobierno nacional en Europa para equipar al ejército argentino. Richieri y el armero general de los arsenales nacionales probaron todos y cada uno de los lotes surgidos de la DWM de Alemania hasta lograr el grado de confiabilidad y precisión casi absoluta que este noble fusil nos asegura aún hoy en día.

Con relación a los fusiles calibre .22 de precisión la combinación perfecta durante casi 40 años fueron los fusiles finlandeses tiro a tiro VALMET y los cartuchos también finlandeses LAPUA.

En este punto hay una curiosidad muy interesante los fusiles Valmet fueron a través del tiempo también llamados Leijona y esto se debió a que el uso y las costumbres derivo en tal sentido a tal punto que el RENAR acepta las dos marcas para la misma arma como veraces.

Hablando con un viejo dirigente federativo este me contó que al ser importadas allá por la década de los 60 gran cantidad de estas armas a nuestro país se la comenzó a llamar Leijona (leona) pues en las cajas de cartón donde venían embalados los fusiles estaba escrita la leyenda Leijona, Finland, ciudad y país de procedencia razón por la cual se comenzó a adoptar ese nombre para el arma.

Tanto el Mauser, como la Valmet hoy en día nos aseguran máxima precisión en bancos de prueba, lo que no se ve plasmado en la práctica real con el tirador empuñándola por una razón fundamental, la imposibilidad de adaptar ergonómicamente el arma para cada tirador. Esto es, sus culatas tradicionales sin tener en cuenta la biomecánica del tirador hacían que los fusiles sean difíciles de encarar y acoplar perfectamente a cada individuo. De hecho los tiradores debían si o si adaptarse al arma. Esto durante 25 años (1940-1965) no fue inconveniente alguno dado que los grandes blancos utilizados permitían puntajes razonablemente buenos.

Pero el punto de inflexión en el desarrollo de las armas largas devino de la frenética competencia deportiva surgida durante la guerra fría entre Estados Unidos y La Unión de repúblicas socialistas soviéticas. Estas dos naciones fueron las primeras en introducir cambios a la estética de las armas competitivas. Si, en este caso los avances tecnológicos y biomecánicos proceden de las disciplinas competitivas y no del campo militar, aunque también hay que hacer esta salvedad, los tiradores competitivos de ambas naciones eran militares, de carrera o profesionales asimilados.

Hay tres ejemplos bien claros:

Por un lado el fusil militar de precisión soviético Dragunov, que si bien no hay bibliografía en castellano que lo confirme, pareciera ser un híbrido surgido del AK-47 Kalasnikov y el fusil ruso cal. .22 largo rifle olímpico de tiro en movimiento MTs-81-5 derivado a su vez del fusil de tiro olímpico calibre 5.6mm clase Typhoon-3. Consultado mi amigo, el varias veces campeón mundial y militar Bielorruso Georgi Nekaev (quien utilizo todas estas armas) acerca de esta posibilidad me comentó que todos los desarrollos eran realizados y probados en la fábrica militar de TULA lugar donde también se desarrollaron cartuchos de alta precisión. Destacó muy especialmente que todos los tiradores soviéticos de competición eran consultados acerca de los distintos desarrollos aplicados a este tipo de armas.

Por el otro lado el Fusil Starndart AVL 7,62mm provisto en el ejército de EEUU es un desarrollo del sistema a repetición Remington con una culata de tiro olímpico Anschutz modelo Match-54.

Finalmente el Walter 2000 diseñado directamente por el área de armas olímpicas de dicha firma. Este fusil bellísimo, fue desarrollado con tecnología pura de alta competencia con fines tácticos. Surgido del Fusil olímpico calibre .22 largo rifle modelo KK-Match tiene la particularidad de tener el mismo sistema de disparador de un arma olímpica dándole así una precisión asombrosa. La otra cualidad distintiva es su sistema bull-pup, permitiendo así que el tirador apoye su cara por sobre delante de la recámara haciendo un arma muy equilibrada y estable durante el disparo.

Tuve la oportunidad de disparar con los tres, al Dragunov lo disfrute por ser un arma rara y muy selecta de gran precisión para un arma semiautomática, el Standart AVL es muy común en nuestro país, y finalmente el Walter 2000 con el cuál disparé a 500 mts y 800 mts, puedo decir sinceramente que es un arma absolutamente fantástica. Estas tres son un claro ejemplo de cómo la tecnología y las técnicas de tiro olímpico se han aplicado en el campo de armas militares.

Aquí llegamos al punto de inflexión definitivo, donde desde finales de la década de los 70 todas las armas largas de precisión tomaron los alineamientos de construcción introducidos por la Firma ANSCHUTZ (Ulm-Alemania) en sus fusiles para competiciones olímpicas. Este salto cualitativo en la precisión real y absoluta de un arma se debió a combinaciones exacta entre cañón/cartuchos y el excelente acoplamiento arma/tirador gracias a las infinitas variantes de regulaciones que nos da este tipo de culatas.

Desde esa época Anschutz supo vislumbrar que el futuro en la obtención de mejores rendimientos con los fusiles era el desarrollo de las culatas y todas las regulaciones posibles en los puntos de apoyo y toma del arma, dado que los cañones y las municiones habían llegado a los máximos niveles de precisión balística. La firma alemana Anschutz va a la vanguardia en el desarrollo de estas tecnologías aplicadas.

Así llegamos al cambio de las tradicionales culatas estáticas de madera a las culatas de madera regulables y el gran salto que se dio en el año 1995 introduciendo las primeras culatas de aluminio.

En las culatas de aluminio el cañón se sujeta firmemente (7 newton) a la aleación de aluminio gracias a dos o cuatro tornillos según el modelo, que ajustan por delante y detrás de la recámara del arma dejando al cañón flotando en el aire.

El culatín es totalmente regulable y se desplaza en todos los sentidos con relación al eje del cañón, la empuñadura y la mejillera exactamente igual, permitiendo que cada arma sea única y dando la posibilidad a cada tirador de ajustarla perfectamente a su cuerpo y posición de tiro. Tanto empuñadura y mejillera que son los puntos de contacto directo arma / piel son de madera dado la calidez del material que permite un mejor sostén de la misma.

En estos casos la diferencia en los retrocesos es llamativo, los fusiles de culata de madera tienen un retroceso firme pero absorbido por la nobleza de la madera lo que da una sensación de suavidad. En el caso de las culatas de aluminio el retroceso da la impresión del chasquido de un latigazo que se traslada al cuerpo como el impacto que producen dos metales al golpearse. Sé que es muy difícil explicar sensaciones pero creo haberme acercado bastante a lo que sucede con este tipo de culatas.

Finalmente les muestro diferentes tipos de armas largas, tanto de uso militar como de uso deportivo, para que sigamos pensando y debatiendo quien va a la vanguardia en el desarrollo de las armas, ¿las de uso militar o las de uso deportivo?

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s