Faja lumbar/abdominal, estabilidad y precisión.

Por Víctor M. Cando

En el momento de apuntar, encaramos, alienamos los elementos de puntería y nos preparamos para realizar el disparo, una única oportunidad cada vez que apretamos el gatillo. En ese momento, deseamos la mayor estabilidad posible, queremos que el tiempo se detenga, que nada altere la visión perfecta, que los elementos de puntería no se alteren lo más mínimo.

Mantenemos la apnea y realizamos el disparo. Es tan decisivo apretar bien el gatillo, como que el cuerpo este inmóvil, que no sufra balanceo de ningún  tipo.

 

 

¿Entonces…?

¿Por qué no entrenamos los músculos que se encargan de este cometido?

¿Por qué no dedicamos un tiempo a entrenar aquellos músculos que también se encargan de mejorar la puntería y por lo tanto nuestras puntuaciones?
Ya hemos hablado de ellos, la musculatura lumbar, la abdominal, serratos, oblicuos…

¿Imagináis por un instante poder competir con una faja abdominal/lumbar? Muchos hemos utilizado este tipo de cinturón. Durante muchos años, personalmente he utilizado uno de cuero,

Contradictoriamente a lo que mucha gente piensa, no ayudan a reforzar la musculatura lumbar. Usado de manera continuada es todo lo contrario, puede ayudar a debilitarla,

¿Por que? Porque evita que esta musculatura se adapte al esfuerzo y se vuelva más fuerte y resistente. Por eso se usa para ejercicios donde la musculatura sufra más riesgo de lesión y luego se retira, debiendo entrenar esta zona de manera específica.

¿Qué hace realmente un cinturón para la zona lumbar? ¿Porque puede ayudar a aliviar los dolores lumbares? El motivo es bien sencillo. Al ponernos el cinturón, de manera que quede ajustado alrededor de la cintura, abarcando desde el abdominal a los lumbares, conseguimos que comprimiendo levemente los órganos internos, “intestinos”, creando un refuerzo en el abdomen, impidiendo que este se dilate hacia adelante, esta fuerza se desplaza hacia atrás, ayudando a que el cinturón por la parte lumbar comprima las vertebras y la musculatura lumbar.

Aquí podemos ver un corte transversal del abdomen, siendo la parte superior la abdominal, la posterior la lumbar. El cinturón crea una presión que estabiliza en todo su recorrido la “faja abdominal”. Este cinturón debe aflojarse tras cada serie para permitir la circulación normal de la sangre y no realizar más presión y esfuerzo del necesario.

Podemos mejorar esta estabilidad sin este cinturón físico, ya que nosotros poseemos un “cinturón” muscular, del cual ya se ha hablado en otro artículo, recto abdominal, oblicuos, serratos, musculatura sacro/lumbar.

Al aumentar de peso, y ganar grasa abdominal, la musculatura frontal pierde tono y efectividad, por consiguiente la musculatura lumbar por la necesidad de compensar este desequilibrio se atrofia y se contractura, perdiendo movilidad y efectividad.

Es importante entrenar los lumbares, los abdominales, permitir que tengan la una sinergia perfecta, una buena elasticidad, la cual nos dará un beneficio, una ventaja y nos ayudara a prevenir muchas lesiones. Practicar tres veces por semana ejercicios específicos para esta musculatura y terminar estirando, es una apuesta por una salud futura.

 

Podemos comprar un buen arma, la mejor, podemos tener el mejor calzado para tirar, el mejor, unas buenas gafas de tiro, una concentración perfecta, una preparación psicológica adecuada, pero si no disponemos de una buena estabilidad, nos puede hacer errar un impacto, echando una competición a perder por un punto.

Aunque tus puntuaciones sean buenas, altas, ¿no haces todo lo posible para mejorarlas? Recargas, buscando la mejor punta, la mejor carga para tener una buena regularidad en los impactos, se acude a psicólogos deportivos, se acude a la galería de tiro a entrenar siempre que se puede. ¿Por qué no valoramos de igual modo un entrenamiento específico para mejorar la estabilidad?

No es necesario ejercicios absurdos, peligrosos. No hay que buscar pócimas mágicas, como practicar ejercicios encima de una pelota. Hay que entrenar los ejercicios que se dedican a este cometido, lumbares, recto abdominal, intercostales, y dotarlos de un buen tono y elasticidad.

Así que piensa en conjunto, imagina todo lo que puedas ganar entrenando, no solo mejorar en el ámbito deportivo que practicas, sino previniendo lesiones,

El conjunto de todo lo que hacemos y ponemos en práctica es el resultado de nuestros frutos. Prepara tu mochila, lleva tu arma ajustada y a punto, ten una buena planificación dietética, que no quede nada al azar, hidrátate adecuadamente, descansa. El último día no vas a solucionar nada, debes ir con todos los deberes hechos.

No esperes soluciones milagrosas, ¡NO EXISTEN!

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s