Trabajando las posiciones de tiro -1ª parte

Por Ricardo Río

Las posiciones de tiro parecerían ser un tema complejo y complicado para quienes desean ingresar al mundo competitivo. Incluso parecería un tema difícil para todo aquel tirador deportivo que quiere mejorar sus agrupaciones. A pesar de esto no debería ser una cuestión insondable o de difícil acceso para el común de los tiradores.

Estas posiciones, que veremos, sirven tanto para el tirador deportivo, el tirador competitivo como así también para todo aquel que quiera disfrutar de su carabina o fusil en el campo o en el polígono.

No he querido adentrarme en cuestiones de técnica profunda, dado que sería un tópico para tiradores de competición. Por esta razón he tomado para el análisis los fotogramas que desde hace casi dos décadas vienen amanera de explicación en los manuales de los fusiles calibre .22 LR Anschutz.

Estos gráficos sencillos, pero perfectos por su claridad conceptual nos muestran a grandes rasgos, posiciones estándares aplicables a todo tirador deportivos. Los tomo como ejemplo dado que entiendo nos servirán a todos.

Vayamos comentando y analizando cada una de la posiciones de tiro. Comenzaremos con tendido

Posición de tendido

Esta es la posición de tiro más estable dado la gran superficie de contacto con el suelo con un centro de gravedad muy bajo.

Aquí podemos apreciar como el tirador toma la posición con un ángulo de inclinación corporal con relación al blanco de entre 15° a 30°.

Esta posición permite que el hueco entre el hombro y la clavícula tome debidamente el culatín del arma.

Podemos observar claramente como se forma una línea recta entre el pié, la cadera, la espalda y la cabeza del tirador. Si ustedes van al detalle también pueden observar como esta recta imaginaria también toca el apoyo del codo izquierdo sobre el piso. Esta es una posición clásica de la escuela alemana. Estaremos cómodos, firmes y con las componentes de fuerzas equilibradas.

Esta es la posición que siempre debe evitarse. Aquí vemos claramente como la componente lineal de la posición se pierde de la cadera hacia abajo. Esto produce: menor superficie de apoyo, tensiones innecesarias en columna lumbar. Este tipo de posiciones trasmiten tensiones al cañón del arma que no permiten una suspensión equilibrada del mismo.

 

Vista de frente una buena posición de los codos debe formar una suerte de bípode. La correa del brazo izquierdo enganchada al tope de mano permitirá que relajemos la posición sin que esta se caiga. Observen como la cara se alinea perfectamente sobre la culata del arma. Esta es una posición sin tensiones donde la cara apoya suavemente sobre la carrillera sin generar tensiones en los músculos de los hombros y la nuca.

Aquí podemos ver como el arma está sostenida en forma firme, sin tensiones y con las medidas del arma adaptadas a la biometría del deportista. Observen especialmente como la mano derecha toma la empuñadura en forma firme, pero relajada y con la articulación de la muñeca totalmente extendida. En esta imagen podemos ver claramente el trabajo pasivo que realiza la correa sobre el sostén del brazo izquierdo pasando por el medio de la cara externa de la palma de la mano.

Aquí veremos dos de los errores más comunes

En este caso pueden observar que el bípode formado por los brazos está compuesto de un pie izquierdo más corto y con un ángulo mayor que su otro pie derecho. Esto hará que el arma esté más alta, que el centro de equilibrio se desestabilice rotando el arma sobre nuestra mano. Esto producirá movimientos, cansancio muscular y tensiones que serán mínimos, pero lo suficientemente relevantes como para que afecten la precisión final.

Esta es una variante de la anterior pero más elevada aún. Podemos ver el hombro derecho elevado tratando de forzar el apoyo para acercar la culata a la cara. La mano izquierda no permite el apoyo en relajación del arma y la correa esta floja no ejecutando debidamente su tarea. Estas posiciones forzadas son muy comunes entre los principiantes, que luego de tirar, terminan doloridos y contracturados.

Posición de descanso

Con el codo debidamente apoyado y sin salir de la posición mantener el arma hacia arriba. Algunos tiradores utilizan una ‘T’ para ayudar al sostén y relajar completamente el brazo y la mano izquierda. Recuerden que esta es la posición más estable y debe ser también la más efectiva. Cualquier movimiento extraño antes durante o después del disparo preanuncia errores técnicos. Sin duda que veremos variaciones a esta posición clásica, pero esto tiene más que ver con cuestiones antropométricas que con la técnica específica aplicada.

Antes de cada tiro tengamos en cuenta verificar los siguientes puntos.

  • Apoyo del culatín en el hombro
  • Apoyo de la cara frente a las miras
  • Correcta empuñadura y toma del disparador
  • Posición del codo izquierdo y tensión en la correa
  • Posición de la mano izquierda y relajación de la misma en el tope de mano

Luego de esto:

  • Respiramos dos o tres veces
  • Corroboramos relación de miras (diopter y túnel)
  • Centramos anilla en la diana
  • Comenzamos proceso de disparo
  • Seguimos mirando a través de las miras durante y después del retroceso
  • Observamos posición final de la mira sobre el blanco

Finalmente quiero mostrar 2 ejemplos distintos pero con resultados similares

Aquí vemos tirando a Glenn Dubis (USA), uno de los más grandes tiradores de todos los tiempos. Tres veces campeón Mundial de Fusil Libre 300 m. e integrante del equipo campeón mundial que ganó la Copa Argentina en Finlandia 2002.Glenn con una posición clásica ha ganado todo lo que un tirador quisiera.

Por otro lado, Bill Meek (USA) un tirador brillante utiliza una posición que se da de boca con la técnica tradicional, pero a Bill, parecer, darle resultados. Ha ganado varias copas del mundo con esta posición que podríamos llamar antitécnica y es uno de los pocos tiradores civiles que tienen un lugar en el equipo de los Estados Unidos.

Por esto siempre recomiendo comenzar con posiciones tradicionales y clásicas, para luego ir desarrollando los cambios más finos que muchas veces son imperceptibles.

No podemos partir de posiciones no ortodoxas pretendiendo lograr buenos resultados. Primero la técnica clásica, para luego ir adaptándola a nuestra biomecánica.

Recuerden: un diez no se obtiene por una cualidad sobresaliente en particular, sino por la suma de acciones técnicas, tácticas y psicológicas precisas, de carácter voluntario, en forma reiterada sobre un blanco, dentro del tiempo óptimo de rendimiento.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s