Ayudas que podemos encontrar para el tiro

Por Víctor M. Cando

En el tiro de precisión podemos encontrar varios artículos que pueden ayudarnos a mejorar un poco la precisión en cuanto a nuestra concentración o visualización. Uno de estos artículos son las gafas de tiro específicas para precisión con arma corta. Como podremos observar tenemos una montura con varios componentes asociados, los cuales podemos ponerlos todos o no.

Uno de estos accesorios son las pantallas laterales, cumplen la importante función de limitar la luz que entra por los lados y al mismo tiempo evitar distracciones de cualquier tipo. (*)

Podemos encontrarlos negros, opacos o traslucidos. Como otros accesorios, debemos probar cuál de estas tonalidades se ajusta más a nuestras necesidades o preferencias, ya que no es del agrado de todos. Del mismo modo, la pantalla nos da la opción de plegarse sobre un eje y quedarse en una posición que permite pasar la luz.

Los tapaojos son de utilidad para para quienes necesitamos ocultar el ojo no directriz, o el contrario con el que efectuamos el ejercicio de puntería, esto es así porque necesitamos disparar con los dos ojos abiertos, ya que si guiñamos el ojo contrario que utilizamos para apuntar, tan solo conseguiremos agotarnos y desconcentrarnos. Si nuestro ojo directriz coincide con la mano que utilizamos para disparar, podríamos con entrenamiento disparar sin ocultar el ojo contrario.  Digo con entrenamiento porque necesitamos aprender a enfocar y visualizar tan solo el punto de mira, algo que precisa de aprendizaje para aislar el resto de imágenes. Si no queremos o no podemos tener ambos ojos al descubierto, este accesorio te será de utilidad.

En el ojo que utilizamos para disparar, podemos colocar un aro, en el cual podemos colocar un cristal graduado si fuera necesario. Sobre este aro, podemos colocar un diafragma, el cual permite mayor o menor paso de luz, y que si sabemos utilizar puede ayudarnos en algunas situaciones, Cuando este está abierto completamente permite la entrada de toda la luz posible, pero con la ventaja, junto con el tapaojos, de limitar la visibilidad periférica, ayudándonos a no perder la concentración con las dianas que tenemos contiguas.

Cuando este está cerrado al máximo, limita la luz que entra al iris. Esto nos permite una visualización con más profundidad de campo, un arma de doble filo, ya que aunque si tenemos una mayor percepción de los elementos de puntería y un contraste mayor con la diana, mejorando su enfoque, esto nos agota en desmesura la vista, con el efecto que cuanto más lo cerremos mas lo necesitamos. Lo ideal es usarlo abierto en su totalidad y que tan solo por motivos ambientales, que tengamos exceso de luz y tengamos reflejos, o luz que nos afecte de frente, o bien que ese día nos cueste enfocar, cerremos lo necesario para compensar.

Si vamos a utilizar un diafragma, necesitaremos un cono centrador. Si no utilizamos este, será una labor complicada conseguir una perfecta alineación del iris con centro del diafragma.

El cono centrador se coloca en el aro por su parte exterior, cerramos el diafragma al máximo y con el aro aflojado iremos moviendo este mirando al frente, hasta que veamos un pequeño orificio por el que entra luz. En ese momento tendremos alineados el iris de nuestro ojo con el centro de la lente, que es donde está la graduación, y el centro del diafragma. Si no hacemos esto, al apuntar no haremos más que buscar los elementos de puntería moviendo la cabeza, síntoma de que no tenemos las gafas alineadas.

Podemos encontrar también unos filtros de diferentes tonalidades, los cuales son de gran ayuda al diafragma, ya que pueden evitar la necesidad de cerrarlos para limitar la entrada de luz, o en caso contrario mejorar la visión cuando la visibilidad es más complicada. El color  amarillo nos ayudara en días muy nublados o cuando compitamos en galerías cubiertas o con menos luz de la que habitualmente tenemos, ya que este color potencia la luminosidad. Marrón o verde, hacen la función como unas gafas de sol, siendo de utilidad en el caso contrario al anterior, cuando tenemos un día muy soleado y mucha luz. También tenemos un azul amatista que evita los reflejos si la luz la tenemos de frente o esta incide directamente sobre la diana… hay una variedad de colores para escoger.

Con una gorra, aumentaremos el efecto de estar encerrados en nuestro cometido. Tenemos las pantallas laterales, el parche en el ojo y con la gorra limitamos la luz que puede incidir desde la parte superior de la cabina, esto permite no sufrir reflejos pero también mejorar la visión con las gafas, ya que limitamos la luz que puede entrarnos entre las gafas y el iris, Puesto que de nada o muy poco nos serviría tener el diafragma cerrado al máximo para limitar la luz que nos llega al ojo si luego tenemos luz que nos llega desde arriba. Esta luz nos haría cerrar el iris, restando el efecto al diafragma.

Debemos tener en cuenta que todos estos accesorios, están sujetos a unas medidas específicas, esto quiere decir que no podemos llevar unas pantallas laterales que nos tapen hasta delante del ojo, o un parche que cubra el ojo en su totalidad. Las viseras de las gorras también tienen una medida específica, algo que ya tendremos en cuenta si salimos fuera de nuestro club a competir, ya que deben pasar un control de verificación.

No debemos olvidar un buen calzado. Tenemos modelos específicos para el tiro, pero es ideal buscar una bamba con una suela rígida, con poco puente muy poco talón, para que esto no nos desequilibre hacia adelante. Debemos mirar que la suela sea rígida y el calzado de piel, para que nos sujete bien el pie. Esto nos dará más estabilidad y precisión, al evitar el balanceo durante el proceso de disparo. Es importante recalcar, que este calzado tan solo lo deberemos usar para tirar, nunca para caminar, lo ideal es llevarlas en la mochila y ponérselas antes del campeonato o entreno y quitárselas posteriormente para evitar que se deformen. Ya que su característica principal es la rigidez y forma de su suela.

Como siempre, recordar que son opiniones personales, basados en mi experiencia y sujetas como siempre a gustos y características personales.

(*) – Este artículo fue escrito antes de las últimas modificaciones a la normativa por parte de la ISSF, en la que se prohíben las pantallas laterales.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

Anuncios

El tiro deportivo – Fuego central

 

Por José Ramón Lázaro

El fuego central es una modalidad de tiro deportivo para calibres intermedios de cartuchos de percusión central (como luego explicaremos).

Las diferencias de las tiradas de fuego central con las de pistola standard son básicamente dos:

  • La utilización de calibres superiores al calibre 22 lr
  • La forma de realización de la tirada.

Características de la pistola de fuego central

Las tiradas y competiciones para fuego central se pueden realizar tanto con pistola como con revolver. Los calibres que se admiten son desde el 7,62 milímetros al 9,65 milímetros, lo que permite una amplia gama donde elegir, si bien quizá el más popular para este tipo de competiciones es el calibre .32 S&W Long Wadcutter, debido a su gran precisión y a su bajo retroceso, y caracterizadas por tener la punta del proyectil plana.

En la actualidad es frecuente encontrar fabricantes de pistolas con cañones intercambiables para calibre .22 y .32, de forma que con una única arma se puedan practicar las modalidades de pistola standard y fuego central.

El peso máximo permitido de la pistola para fuego central es de 1.400 gramos, y el peso del disparador, es decir la fuerza que hay que realizar para que se produzca el disparo es como mínimo de 1.000 gramos.

¿Por qué el nombre de fuego central?

La modalidad deportiva de pistola standard utiliza el calibre 22 lr, y esta munición se denomina de percusión anular, ya que el fulminante que se utiliza para detonar la pólvora, cubre totalmente la base del cartucho. En el caso del calibre 22 lr, lo normal es que el percutor del arma impacte en un lateral del cartucho para producir el disparo.

La munición para fuego central es, al contrario que el calibre 22 lr, de percusión central. Esto implica que el fulminante se encuentra en el centro del cartucho y que no cubre totalmente la base, por lo que el percutor del arma debe de impactar en el centro de la misma.

La utilización de este tipo de munición, al contrario que en la de percusión anular, es que permite sustituir el fulminante de una vaina ya disparada, y recargar de nuevo el cartucho con pólvora y un nuevo proyectil. Esta práctica es muy usada por tiradores expertos, ya que permite recargas con menor carga de pólvora; no olvidemos que la distancia que tiene que recorrer el proyectil es de solo 25 metros, por lo que con menor cantidad de pólvora se consigue cubrir esa distancia y se reduce su retroceso, aunque es necesario realizar un curso especial y obtener un permiso de la Guardia Civil para realizar recargas de munición.

Las competiciones de fuego central

En la modalidad de pistola de fuego central, la competición consiste en realizar 60 disparos a un blanco situado a 25 metros de distancia dividida en dos tandas de 30 disparos cada una.

La primera tanda se realiza sobre un blanco de precisión, en 6 series de 5 disparos y de 5 minutos de duración cada una.

La segunda tanda se realiza sobre un blanco de velocidad (también llamados de duelo), en 6 series de 5 disparos cada una. En cada serie de la segunda tanda, el blanco se oculta durante 7 segundos y es visible durante 3 segundos. Es en esos 3 segundos cuando hay que realizar el disparo, con la peculiaridad de que la posición en este caso es con el brazo hacia abajo en un ángulo de 45 grados, por lo que en esos 3 segundos hay que subir el brazo, apuntar al blanco y realizar el disparo, volviendo a bajar el brazo para el siguiente disparo.

Es imprescindible que, una vez realizado el disparo, se vuelvan a coger las miras, esto es, volver a apuntar al blanco como si fuéramos a realizar el disparo, y bajar el brazo lentamente hasta los 45 grados, de forma que al volver a tener el blanco de frente, levantemos el brazo con las miras en posición de disparo. Tampoco hay que precipitarse. Tres segundos no parece mucho, pero conviene agotar el tiempo (podemos usar 2,5 segundos para levantar el brazo y apuntar y el resto para realizar el disparo).

Por supuesto, y en la serie de velocidad sobre todo, el minuto de tiempo que se da desde la orden de ¡carguen!, hasta la orden de ¡atención!, se utilizara para introducir los cinco cartuchos en el cargador, y coger miras entre los últimos 5-8 segundos. Es conveniente, por tanto, el uso de un cronometro.

Para los primeros 30 disparos se da un tiempo de preparación de 5 minutos, y antes de comenzar los siguientes 30, se permite un tiempo de 3 minutos para ajustar las miras de las armas. Lo normal es tirar en precisión con la pistola ajustada para apuntar al 6, y regular luego el alza para apuntar al centro del blanco de velocidad.

Tirando con revólver

En las competiciones de fuego central, como ya hemos comentado anteriormente (véase artículo), está permitido tirar con revolver, siempre que cumpla las condiciones de calibre, peso de disparador, etc.

Para aquellos que gusten de este tipo de armas, comentaros que existen unas pautas para lograr que el disparo salga con la mayor fluidez y precisión posible.

El revólver siempre se disparará amartillado, lo cual no supone un problema en el primer disparo, pero en la serie de velocidad, hay siete segundos para amartillarlo, coger de nuevo las miras y bajar la mano a 45 grados hasta que el blanco se vuelva de frente los tres segundos necesarios para realizar el disparo.

Hay que practicar mucho estos movimientos hasta conseguir que se conviertan en una rutina, y sobre todo el movimiento de, una vez realizado el disparo, traer el revólver hacia uno mismo, siempre apuntando hacia adelante, amartillarlo con la mano contraria (nunca hacerlo con la misma mano que lo sujeta, pues perderemos el agarre), y de nuevo estirar el brazo para coger las miras de nuevo.

 

Hay que tener en cuenta, en el caso de tirar con revolver, que, independientemente del número de recamaras que tenga el tambor, solamente se pueden cargar cinco cartuchos. Si hubiera más de cinco recámaras, se llenaran solamente cinco consecutivas, y habrá que situar el tambor en una posición tal que, cuando se amartille por primera vez, y gire el tambor, nos quede el primer cartucho en la recamara que va a ser disparada, así como en las sucesivas.

Concretando

Esta modalidad tiene la dificultad añadida de las series de 3 segundos, en los que hay que tener cierta práctica y preparación para levantar el brazo con las miras de la pistola (o revólver) prácticamente ya alineadas.

Es obvio también que, al ser cartuchos más potentes que el .22, el retroceso también será mayor, incrementándose la dificultad a medida que se utilizan calibres más grandes.

No obstante, es una modalidad muy interesante, ya que combina una gran precisión (5 minutos para 5 disparos), con una serie de velocidad compleja (7 + 3 segundos). Esto hace que el fuego central sea odiado por unos y querido por otros, pero una vez que se coge práctica, es una modalidad muy adictiva, habiendo verdaderos profesionales.

Aquellos que estéis interesados en saber más sobre los cartuchos de percusión central y su diferencia con el fuego anular, os dejamos este enlace a un interesante artículo de la wikipedia, titulado “Cápsula fulminante”.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

De la técnicas básicas al alto rendimiento – Volvamos a hablar de Tiro Deportivo

Por Ricardo Río (Artículo publicado el 27/09/2006)

Como años anteriores fui gentilmente invitado a dar una charla en la Feria de Armas 2006. En medio de versiones mediáticas, y el estupor de muchos legítimos usuarios, se me planteó un inquietante dilema intelectual: ¿conferencia acerca de los proyectos de desarme o hablar de lo que más disfruto, y amo profundamente, el tiro deportivo?

A nadie escapa mi presencia en distintos medios de comunicación planteando la postura de los legítimos usuarios a través del FORO, y de ahí mi dilema, ¿seguir hablando de lo mismo haciendo mi gentil aporte, o no, a la paranoia general o centrarnos en lo que, lamentablemente observo hemos perdido como costumbre, hablar de lo que más nos gusta?

Debo decir, que a muchos les llamo la atención que el tema de la conferencia fuera un tópico eminentemente técnico y aséptico. En este sentido, algunos me sugirieron que hablara de las políticas de desarme y de los proyectos en discusión, porque con un tema así, nadie concurriría a la charla.

Mi decisión fue muy clara, voy a hablar de la actividad que más me ha apasionado en la vida, enseñar un deporte que cultiva, mucho más que otros, el equilibrio psicofísico y el control emocional ante las situaciones más exigentes de presión extrema. Como profe de educación física lo sé perfectamente, lo observo todas las semanas, un partido de fútbol infantil es mucho más violento que una visita al polígono principal de mi querido TFA. Lamentablemente hay muchos ignorantes que les falta estatura, deportiva e intelectual, para comprender de qué se trata este deporte, o quiénes somos verdaderamente los legítimos usuarios. Por eso aposté a una charla por la positiva y por nuestra actividad.

Desde hace ya varios años, mi forma de ir observando a nuestro deporte ha ido cambiando progresivamente. Antes lo veía como una serie de ejercicio metodológicos estancos, que unidos en la práctica o los entrenamientos, nos permitían superar nuestro nivel de ejecución técnica. Mucho he reflexionado acerca de las variaciones en nuestras prácticas deportivas. ¿Cómo se producen las adaptaciones neurofisiológicas que podemos observar con mejoras en el dominio de las técnicas de tiro? ¿Son procesos que evolucionan progresivamente o son avances saltatorios que nos llevan de un nivel a otro sin procesos intermedios?

Partamos entonces, de las técnicas básicas de tiro, tanto para arma larga como para arma corta. Lo primero que debemos hacer, es asegurarnos que la persona domine a la perfección los procesos de toma del arma, puntería, respiración y ejecución del disparo. (Dejemos, teóricamente de lado, las normas de seguridad que son base fundamental en nuestra actividad).

Para asegurar adecuadamente estos procesos de aprendizaje proponemos estas posiciones de tiro y en el orden expuesto.

En mi opinión, estos deberían ser los pasos progresivos, para ser un tirador integral. De hecho sostengo que un tirador de arma corta, antes de comenzar con armas de puño, debe aprender a tirar con armas largas. Fundamento mi opinión en este sentido pues las carabinas y fusiles calibre .22LR permiten aprender muy fácilmente los procesos más sensibles en nuestra actividad: toma del arma, puntería, respiración y ejecución del disparo.

Las armas largas .22 LR deberían ser, por excelencia, el primer contacto que una persona debería tener con un arma de fuego.

Varias razones justifican esto:

  • Dado su tamaño son mucho más seguras. No permiten movimientos bruscos.
  • Sus sistemas de cerrojos, procesos de cargas y descargas, son más sencillos.
  • Tiene más cantidad de puntos apoyo corporal, lo que resulta en mayor control.
  • Apoyar la cara permite apuntar más fácilmente.
  • Su peso hace que el retroceso sea mínimo.
  • El largo de su cañón evita molestos estampidos.

Con relación a las técnicas de armas cortas, considero que luego de aprender a disparar en la posición de sentado con apoyo, los tiradores deberían aprender a disparar en la posición isósceles. Sé que muchos piensan que debemos aprender a tirar en la posición de tiro de escuela, sin embargo esta posición, en principio, resulta muy difícil, muy inestable y con un desgaste físico en extremo innecesario.

He observado que, aprender a tirar con armas cortas desde la posición de tiro de escuela o precisión, promueve y fija, errores de ejecución, de puntería, y de niveles de tensión y relajación muscular inestables al momento de disparar, que luego se trasladan inconscientemente a las habilidades posteriores. Esto significa que desde el comienzo, el tirador de arma corta estaría fijando errores involuntariamente que luego difícilmente pueda corregir.

Los beneficios de aprender a disparar arma corta desde la posición de tiro isósceles son:

– La posición es estable y equilibrada. La posición de los pies es una base sólida de sostén muy similar a la posición de arma larga.

– Sostener el arma con dos manos es un paso técnico intermedio, entre sentado con apoyo y de pie a brazo libre.

– Las miras, dado que la cara está de frente a ellas, se pueden definir perfectamente.

– La firmeza de los brazos extendidos dan una seguridad y precisión, muy similar a estar disparando con armas largas.

– Utilizar ambos brazos facilita el sostén y permite mantener fija la articulación de la muñeca maestra.

– La confianza de sentirse estable, se traslada a la relajación de los músculos involucrados en su justa medida.

– Estas características de la posición, aumentan la atención del tirador en los procesos de ejecución más sensibles.

– La musculatura de los hombros tuvo un primer nivel de fortalecimiento, que si bien no es específico, es mucho mejor que comenzar a disparar sin entrenamiento muscular previo.

Sólo una vez dominada esta posición de tiro a la perfección, sostengo que el tirador debería pasar a un nivel de dificultad superior disparando a brazo libre, tiro de escuela o de competición.

Como podrán observar, los beneficios de la posición isósceles son muy similares a estar disparando con arma larga. Por ello sostengo que es una excelente posición para comenzar a desarrollar habilidades técnicas y psíquicas. Esta mirada, lo acepto, va en contra de la casuística tradicional del tiro deportivo y de competición pero, he llegado a esta conclusión, pues durante años he observado cómo les cuesta a los tiradores desandar procesos de entrenamiento con severos errores de base, fruto de haber aprendido a disparar a brazo libre.

Pongamos un ejemplo, yo le doy una pistola de competición Feinwerkbau de aire comprimido a un chico de 14 años, y le pido que ejecute a la perfección los dominios técnicos de base para que aprenda las técnicas de tiro. Lo paro correctamente alineado con el blanco, le pido que sostenga el arma con una sola mano, que ponga en la misma línea cara, hombro, mano, miras y blanco, y que además respire bien, sostenga el arma firmemente, sienta el disparador, defina adecuadamente las miras sobre el blanco y que, ¡cuando el arma se quede quieta!, de a poco comience a hacer una presión suave y progresiva hasta que el tiro lo sorprenda, para luego seguir mirando a través de las miras.

No se ustedes, pero a mí sólo de leerlo, ¡ya me cansa!

Imaginen alguien que recién comenzó a disparar, ¿puede prestar atención en todos y cada uno de estos sensibles detalles?, el tirador, ¿Puede definir bien los aparatos de puntería y sacar adecuadamente el tiro si no puede siquiera sostener razonablemente estable la posición y el arma? Imposible. ¿Qué es lo que hace entonces? ¡Lo que puede!

De esta forma, a mi modesto entender, se fijan groserísimos errores desde la misma base de formación deportiva. Construimos tiradores inseguros, frustrados por los malos resultados, que terminan todos los entrenamientos contracturados. Esto, con el agravante de enseñarle todo lo que no se debe, tensiones, desequilibrios, brusquedades, mal humor y ejecuciones violentas. Podrán observar, que es muy difícil corregir errores tan groseros, que nosotros mismos enseñamos desde el principio.

Por eso sostengo que la posición de tiro con armas cortas isósceles se muestra como una solución excelente para aprender correctamente las técnicas de tiro con armas cortas evitando fijar groseros errores en los principiantes. ¿Sirve esta posición para tiradores avanzados de competición olímpica? Claro que sí, pues disparando a dos manos pueden sensibilizar mucho más aún, los procesos de ejecución de disparo.

Luego de haber propuesto este modelo de aprendizaje básico y fundamental ¿cómo potenciar mi rendimiento?

Básicamente centrando nuestra atención en dos áreas fundamentales.

A nadie debe escapar que una buena posición de tiro se construye desde las bases. Nuestros pies son los que toman contacto con el piso y hacen a la base de sustentación y equilibrio. Por ello construir una posición que nazca de los pies y finalice con el arma correctamente alineada con la diana, es un aspecto fundamental del rendimiento. Podemos ver que muchas veces las posiciones de tiro se construyen centrados en el blanco, este es un error fatal. La posición se debe construir desde el tirador hacia el blanco, y no a la inversa.

El equilibrio estático es central en las disciplinas de competición estables como pistola neumática, pistola libre, series de precisión en pistola standard, fuego central o 9mm, Rifle de aire, Rifle tres posiciones, Fusil 300 metros, Rifle tendido. El equilibrio estático está íntimamente relacionado con las disciplinas de máxima precisión.

El equilibrio dinámico lo separo en dos, en primer lugar las disciplinas con movimientos y desplazamientos corporales en velocidad como el Tiro Dinámico y el Tiro Práctico. En segundo lugar considero dinámicas intermedias, a aquellas disciplinas, que si bien mantienen la posición de los pies fijas, requieren de movimientos veloces y precisos del brazo para encarar el blanco. Ejemplo de estos son: escopeta skeet y fosa olímpica, blanco móvil con rifle de aire, series de velocidad en pistola .22 LR, 11.25 y 9 mm, tiro rápido. Podemos ver que si bien la posición de tiro es fija en la cancha, requiere de movimientos de altísima velocidad para encarar el blanco sin perder una posición equilibrada y estable que nos reste precisión.

La respiración, a mi entender, es un factor central en los buenos rendimientos deportivos. Esto se debe a que una buena respiración, promueve el estado de relajación, concentración y control integral, que requieren todos los deportes exigentes.

El dominio de las técnicas de respiración profunda y diafragmática, asegura una buena oxigenación e intercambio gaseoso en los pulmones. La correcta respiración aquieta el espíritu, relaja los músculos y nos centra en las técnicas específicas. Por ser procesos psicológicos tan complejos como las técnicas de tiro mismas, la respiración debe entrenarse puntualmente. El dominio de las técnicas de apnea, por tanto, nos permiten mantener el arma quieta sin trasladar movimientos innecesarios al momento de la puntería. Finalmente, el dominio de las técnicas de respiración para disciplinas en movimiento requiere también, de cierto grado de entrenamiento físico aeróbico general y específico. Esto lo hemos tratado en artículos anteriores.

El dominio de estas dos áreas del entrenamiento Equilibrio y Respiración, nos llevan directamente a un nivel superior de control psicofísico de los flujos de tensión muscular y de las formas técnicas específicas que reducen el arco de movimiento del arma sobre el blanco.

Lo interesante de esto, como observación empírica en entrenamientos de campo, es que estas fases de dominio no se comportan como compartimientos estancos, sino que se complementan y potencian unas a otras. Estos avances hacia los niveles superiores de control psicofísico de los flujos de tensión muscular, y de las formas técnicas nos indican un avance difícilmente ponderable desde lo individual, sino por la suma global de cada una de las fases individuales. Este refinamiento en la ejecución de disparos precisos, nos muestran un avance hacia técnicas avanzadas de tiro.

Esta particularidad nos estaría demostrando que los procesos de aprendizaje en el tiro deportivo, no se estarían desarrollando en forma lineal sino como avances globales, indeterminados, holísticos, en una suerte de retroalimentación circular constante. Esto significa que, cuando mejoramos una técnica en particular, esto impacta positivamente en las demás, aumentando los niveles de rendimiento general.

Esta circularidad, nos lleva nuevamente a las fases primarias de las técnicas básicas pero, en un estado de dominio superior. Esto genera que comencemos el ciclo de perfeccionamiento nuevamente, desde un estado técnico deportivo preeminente.

Si bien el ciclo es circular, nunca se muestra de la misma forma. Cada peldaño y cada dificultad, nos obliga a trabajar en nuestro umbral óptimo de capacidades técnico -deportivas. Un entrenamiento serio, no es ni complicado ni caro, simplemente debe ser el adecuado para que estimule nuestro régimen de competencia individual.

Para finalizar esta primera parte, quiero agradecer a los más de ciento cincuenta personas que colmaron el auditorio de la Feria de Armas 2006. Pero más profundamente quiero agradecer, a todos aquellos que escucharon la conferencia de pie, fuera del auditorio natural, dado que el público rebaso los espacios establecidos por la organización. Quiero agradecer también, a mi colega la instructora Ana María Lipovesky, quien prestó su ayuda para mostrar técnicas específicas.

Finalmente, deseo expresar mi profunda alegría por haber contado con un público que vino sólo a escuchar una charla de tiro deportivo. Sinceramente, hablar del tiro y el deporte, es lo que más deseo. Las circunstancias, hacen que debamos tomar posiciones públicas con respecto a nuestra condición de legítimos usuarios. Las defenderemos en público y en privado, de eso no tengan dudas. Sin embargo, mucho más nos gustaría, que nuevamente volvamos a compartir charlas de tiro, coleccionismo, recarga, caza y demás yerbas, mate de por medio, entre amigos, sin propalar miedos, paranoias y suspicacias.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

El tiro deportivo – La Pistola Standard

Por José Ramón Lázaro

Dentro de las muchas modalidades que se pueden encontrar en la práctica del tiro olímpico y deportivo con armas de fuego, destaca la de Pistola Standard.

Las armas.

Esta modalidad se practica con armas cortas de calibre .22 lr (long rifle).

Si bien es cierto que existen multitud de marcas en el mercado que se dedican a comercializar armas cortas en este calibre, una de las cosas que hay que tener en cuenta es la calidad de las mismas.

Las armas cortas para tiro olímpico deben ser muy precisas, y aunque se puedan encontrar en el mercado dentro de una amplia gama de precios, hay que huir de las “gangas” y de las mal llamadas armas “de iniciación” a bajo coste.

Si realmente se quieren llegar a conseguir buenas puntuaciones en este deporte, hay que pagar por ello, ya que un buen arma de competición no se conseguirá a menos que estemos dispuestos a gastarnos de 1.300 euros en adelante.

Muchos tiradores que se inician en este deporte y comienzan utilizando armas baratas, terminan abandonando o gastando finalmente más dinero al tener que adquirir un nuevo arma de más calidad.

Existe no obstante un mercado de segunda mano muy interesante, pero como siempre hay que tener cuidado, probar el arma y examinarla muy cuidadosamente para comprobar el estado en que se encuentra; desgaste del cañón y de los mecanismos, que no se produzcan atascos en los disparos y sobre todo que el arma se nos adapte a nuestra mano, pues de la sujeción de aquella depende en gran parte nuestro éxito. En este último aspecto, hay comercios donde se pueden encontrar empuñaduras anatómicas de diversas medidas que se adapten a cualquier mano, y en último caso, siempre se pueden encargar unas cachas a medida, aunque hay que asumir el coste.

Respecto a las características del arma, tener en cuenta que hay limitaciones en el peso, la longitud máxima del cañón y el peso del disparador (fuerza que hay que hacer sobre el disparador para que salga el disparo).

Para esta modalidad se puede utilizar cualquier pistola de calibre .22 semiautomática capaz de cargar 5 cartuchos y con un peso mínimo en el disparador de 1.000 gramos. El peso máximo del arma descargada es de 1.400 gramos, la longitud del cañón debe ser inferior a 153 mm., y la distancia entre miras inferior a 220 mm.

La munición.

Cuando hablamos de munición del calibre .22, nos estamos refiriendo al diámetro del proyectil en pulgadas; en este caso 0,22 pulgadas, lo que equivale a 5,56 milímetros. Este calibre es con toda seguridad el más utilizado en tiro deportivo, no solamente en pistola, sino también en carabina.

La elección de la munición por supuesto, es otro punto muy importante a tener en cuenta cuando se trata de conseguir buenas puntuaciones. Al igual que sucede con las armas, hay muchos tipos de munición de este calibre y por tanto de muchos precios. Es importante elegir siempre la misma munición para competir que para entrenar, ya que al ser armas muy precisas, cualquier diferencia en el peso del proyectil ó en la carga de pólvora se traducirá finalmente en desviaciones importantes del punto de impacto deseado.

Tampoco se recomienda la utilización de munición potente o de alta velocidad para pistola, ya que afectaría al retroceso del arma, ya que, aunque en este calibre es muy pequeño, puede generar dificultades al intentar recuperar la posición de las miras en el caso de las series rápidas de competición, de las cuales hablaremos más adelante. Por otro lado, los mecanismos de las armas de precisión suelen ser más delicados que en otro tipo de armas, y una munición potente provocaría más desgaste en el cañón e incluso puede llegar a generar roturas de parte del mecanismo de extracción.

Podéis ver mas detalles sobre este calibre en este enlace a la Wikipedia, donde se habla de su historia y características.

Las competiciones.

Se realizarán sobre un blanco de precisión de cartón de 520 x 520 mm, siendo la zona del “10” de 50 mm. de diámetro. Este blanco esta situado a 25 metros de distancia.

Previamente al inicio de la competición, se dará un tiempo de 5 minutos para preparación.

Las competiciones de Pistola Standard, consisten en 60 disparos divididos en series de 5 disparos. Los primeros 20 disparos se realizan en 4 series de 5 disparos con una duración de 150 segundos cada una. El resto de las series, denominadas rápidas o de velocidad, y en las cuales es importante la recuperación de posición de disparo para no perder las miras, como antes hemos comentado, consisten en 20 disparos en series de 5 disparos cada una de 20 segundos de duración, y de otros 20 disparos en series de 5 disparos cada una con una duración de 10 segundos. En las series de velocidad, una vez que se da la orden de “atención”, y antes de que el blanco se vuelva para comenzar los disparos, el tirador debe estar con el brazo extendido formando un ángulo de 45 grados.

Si en el transcurso de una competición se produjera lo que se denomina una interrupción, es decir, un atasco en la pistola por cualquier problema que el propio tirador no pudiera resolver y que impidiese realizar el disparo, se debe levantar la mano contraria sin tocar el arma y esperar que el juez examine el problema. Si lo considera necesario y la interrupción es aceptada, el tirador tendrá la oportunidad de repetir la serie, pero le contarán los cinco impactos de menor valor. Si el tirador, previamente a señalar el problema al árbitro, toca la pistola con la mano contraria, por ejemplo para intentar solucionar el atasco, la interrupción NO será admitida por el árbitro. No obstante, el tirador siempre tiene la libertad para intentar corregir él mismo la interrupción. En cualquier caso, el tirador podrá informar de dos interrupciones a lo largo de la competición; una en las series de precisión y otra en las series de velocidad.

En el caso de rotura del arma, o de un problema más grave, el tirador puede solicitar “avería”, para lo cual se le dará un tiempo extra de 15 minutos para solucionar la avería del arma o incluso hacerse con una nueva y continuar la competición.

Concluyendo.

Un arma barata o una munición de mala calidad pueden arruinar una tirada, y si lo que se busca finalmente es precisión, se recomienda material de alta calidad. Dado que la pericia del tirador y el entrenamiento constante es la base para este deporte, hay que ayudarse de un buen material, pues ya se encargarán los factores externos como el viento, el calor, y los propios nervios y preparación del tirador de incrementar la posibilidad de fallos.

Para aquellos interesados en profundizar más sobre el reglamento completo de esta modalidad, os podéis descargar la normativa “Reglamento Técnico Especial Pistola 2014” desde la web de la Federación Española de Tiro Olímpico.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

El tiro olímpico (vídeos)

 

Por José Ramón Lázaro

Este mes, en la recopilación de vídeos sobre el tiro olímpico y deportivo que se pueden encontrar a nuestra disposición en la red, he seleccionado un extracto de algunos que me han parecido muy interesantes, y que además, tanto a los que practicamos este deporte como a los profanos, nos van a servir para conocer algo mas en profundidad las modalidades y características del tiro en general.

Su historia, las armas, posiciones, respiración, etc…

Espero sinceramente que aporte algo nuevo, y sobre todo que disfrutéis con esta recopilación.


El tiro olímpico. Origen e historia.


Nociones básicas de tiro olímpico.


Práctica del tiro olímpico.


Práctica del tiro olímpico: Pistola


Práctica del tiro olímpico: Carabina.


Empuñaduras.


Respiración.


Posición.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

El tiro olímpico – La pistola neumática

Por José Ramón Lázaro

Personas ajenas a este deporte, e incluso tiradores que consideran las armas de fuego como las únicas que se pueden definir como verdaderas armas, ven a la pistola neumática como un juguete, no obstante, la pistola neumática es el verdadero concepto de la precisión en el tiro, y de hecho está considerada como modalidad olímpica.

Hay muchas modalidades, olímpicas y deportivas que se pueden realizar con arma corta, pero la pistola neumática y su modalidad en precisión a 10 metros, está considerada como el punto de partida para todos aquellos que piensen en competir posteriormente con armas de fuego.

Características de la pistola neumática

whatsapp-image-2017-02-20-at-10-25-53-2La pistola neumática ó de aire comprimido (también existen las que utilizan bombonas de CO2), es un arma pura de precisión. Debido a su mínimo retroceso, y a las características de las competiciones, hacen de ella uno de los elementos más utilizados en el tiro olímpico.

A diferencia de las armas de fuego, en las que el proyectil sale propulsado debido a la presión de los gases que se producen en la combustión de la pólvora, en la pistola neumática dicha presión es provocada por una carga de aire o gas comprimido.

lp10La pistola neumática tradicional, con carga de aire comprimido, lleva una bombona adosada que se carga con presiones de hasta 200 bares. Normalmente las pistolas neumáticas pueden realizar entre 120 – 150 disparos con una bombona llena, y para aquellos que piensen en ellas como meros juguetes, recordad que las velocidades de salida de los balines son de unos 150 – 175 metros / segundo.

Mantener esa velocidad de salida dosificando adecuadamente las cargas de aire, son lo que hacen de estas pistolas verdaderas maquinas de precisión.

Hoy día, además, la tecnología permite fabricar estas armas con determinadas características, todas ella enfocadas a obtener la máxima precisión: Disparadores electrónicos o mecánicos de alta sensibilidad y ajustables, compensadores y frenos de boca para eliminar aun más el retroceso, cachas anatómicas totalmente adaptables, contrapesos, etc.

La elección de la pistola neumática

????????????????????????????????????

Al igual que en otras modalidades en las que se exija gran precisión, no hay que escatimar en el momento de adquirir una buena pistola, ya que de ello depende el éxito. Si hablamos de precios, no tiene nada que envidiar al respecto a un buen arma de fuego, y al igual que éstas, debe reunir las condiciones adecuadas que nos permitan usarla cómodamente; un peso adecuado para nuestro brazo y muñeca, y una buena adaptación a la mano es primordial para resistir el tiempo que dura una competición. Lo ideal es poder probarla en la galería de tiro y practicar con ella durante media hora como mínimo para ver cómo se comporta conforme el cansancio del brazo y la mano aumentan.

En cualquier caso, el peso del disparador (fuerza que hay que realizar sobre el disparador para que se produzca el disparo) no puede ser inferior a 500 gramos. Además, las dimensiones de la pistola deben de ser las necesarias para que ésta quepa en una caja especial diseñada a tal efecto. El peso total de la pistola no puede exceder de los 1,5 kilogramos.

????????????????????????????????????

A la pistola se le pueden acoplar contrapesos para ajustar el centro de gravedad o simplemente el peso a los gustos del tirador (siempre que no supere en total los 1.500 gramos). Hay pistolas muy ligeras con un peso total de unos 700 gramos, hasta pistolas más pesadas de hasta 1.200 gramos o más. Cualquier elección del peso de la pistola depende únicamente de las preferencias del tirador. El ancho del punto de mira, las propias miras, la cacha…prácticamente todo es regulable en una  buena pistola, y esas pequeñas adaptaciones es lo que hará que la pistola se vaya ajustando a nuestras exigencias.

Respecto a los 500 gramos que tiene que “pesar” el disparador, se distribuyen entre lo que se llama primero y segundo tiempo. El primer tiempo es el recorrido/peso que tiene el disparador hasta hacer tope en el punto de disparo, y el segundo tiempo es el peso que hay que hacer sobre el disparador para que se libere el fiador y la carga de aire expulse el balín. Estos tiempos son ajustables, y los tiradores los modifican para adaptarlos a sus gustos. Por ejemplo, una buena relación con un primer tiempo ligero puede ser 150-350 gramos. Para tiradores con muchas sensibilidad que son capaces de parar bien en el segundo tiempo, se puede llegar a ratios de 450-50 gramos, mientras que otro podrían preferir todo el peso en el segundo tiempo, con un ratio de 50-450 gramos. Yo personalmente disparo con unos 400-100 gramos, lo cual me permite con tan solo una presión de 100 gramos más sacar el disparo.

whatsapp-image-2017-02-20-at-10-25-53-1Si se tiene en mente competir en esta modalidad, es importante huir de las llamadas “pistolas de iniciación”, las cuales resultan “algo” más baratas que una buena arma, pero que a largo plazo se nos queda “corta” debido a sus limitaciones. Comprar un arma barata será tirar el dinero; siempre es conveniente que la pistola “sea mejor” que el tirador.

Las competiciones de pistola neumática

En la modalidad de pistola aire 10 m., la competición consiste, para hombres,  en realizar 60 disparos a un blanco situado a 10 metros en 1 hora y 30 minutos. En el caso de pistola damas, se realizarán 40 disparos en 1 hora. Se proporcionan blancos de prueba previamente a la competición, dando un tiempo de 15 minutos para realizar todos los disparos que se quiera, ya sea para calentar o para poner a tiro la pistola (tiempo de preparación y ensayo), pero una vez que se comience la competición, se deberán de realizar todos los disparos seguidos sin posibilidad de volver a utilizar los blancos de prueba. Esta modalidad se realiza disparo a disparo, no pudiendo cargar más de un balín a la vez en la pistola, aunque esta disponga de la opción.

????????????????????????????????????

Otras modalidades con pistola neumática

whatsapp-image-2017-02-20-at-10-25-53La modalidad de precisión a 10 metros no es la única existente para pistolas neumáticas. Existen otras dos modalidades en las que poder demostrar la pericia del tirador, aunque estas se realizan con pistolas que disponen de cargadores para albergar 5 balines y realizar los 5 disparos seguidos sin necesidad de recargar.

whatsapp-image-2017-02-22-at-09-29-46En la modalidad de pistola velocidad aire, se realizarán 40 disparos en series de 5 disparos cada una y de 10 segundos de duración por serie. Se utilizarán 5 blancos distintos, debiendo realizar un disparo en cada blanco. Los blancos son abatibles, y se trata básicamente de voltearlos siempre que se acierte en la zona del 9-10 de un blanco de prueba tradicional. Los blancos de cartón que se sitúan delante de los blancos abatibles van agujereados en la zona central, para tener la sensación de un blanco tradicional.

La modalidad de pistola standard aire se realiza con los mismos blancos de precisión que en pistola aire 10 metros. Se realizarán 40 disparos en series de 5 disparos cada una y de 10 segundos de duración por serie sobre el mismo blanco, contabilizándose cualquier puntuación que se haga.

Para finalizar

Todo aquel que se haya dedicado a esta verdadera modalidad de precisión, habrá sido capaz de adquirir los hábitos, la habilidad y las buenas prácticas necesarios para posteriormente aplicarlos a otras modalidades de tiro olímpico y deportivo con armas cortas de fuego. De hecho, podemos considerar como modalidades de precisión pura con arma corta, junto a la de pistola aire 10 metros, la de pistola libre a 50 metros (con munición del calibre .22), y para quien haya disparado y competido con pistola neumática, pasar a la modalidad de de pistola libre a 50 metros le resultará mucho más sencillo. Si además se compite en pistola standard aire, el resto de modalidades de fuego (pistola standard, fuego central, grueso calibre…) resultará mucho más fácil.

????????????????????????????????????

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

 

Cómo iniciarse en el tiro de precisión con pistola

Por José Ramón Lázaro

Para los amantes de las armas cortas, el tiro deportivo es una de las actividades más interesantes

Son muchas las personas que han disparado alguna vez un arma, y si realmente les gusta hacerlo con fines deportivos, este artículo puede ser de gran utilidad, ya que no es un deporte al que los medios de comunicación dediquen tiempo, pero aquellos que lo practican saben que exige una gran preparación y un entrenamiento continuado si se quiere conseguir la continua superación.

Las federaciones de tiro

Existen federaciones de tiro a nivel regional, así como a nivel nacional. Para aquellos que estén interesados en este deporte, lo primero que habría que hacer es afiliarse a una federación de tiro, la más próxima que les corresponda en función de su residencia.

Las federaciones de tiro ponen a disposición de sus afiliados las galerías de tiro, tanto para practicar como para realizar competiciones, así como la venta de munición de los calibres más utilizados en el tiro deportivo.

Hay que señalar que no todas las modalidades deportivas de tiro son modalidades olímpicas, por lo que existe una amplia gama de modalidades en las que iniciarse y en las que practicar.

A nivel nacional/regional, actualmente existen las siguientes federaciones:

  • Real Federación Española de Tiro Olímpico
  • Federación Andaluza de tiro Olímpico
  • Federación Aragonesa de Tiro Olímpico
  • Federación de Tiro Olímpico del Principado de Asturias
  • Federación Balear de Tiro Olímpico
  • Federación Canaria de Tiro Olímpico
  • Federación Cántabra de Tiro Olímpico
  • Federación Castellano Leonesa de Tiro Olímpico
  • Federación Castellano Manchega de Tiro Olímpico
  • Federación Catalana de Tiro Olímpico
  • Federación Ceutí de Tiro Olímpico
  • Federación Extremeña de Tiro Olímpico
  • Federación Gallega de Tiro Olímpico
  • Federación Madrileña de Tiro Olímpico
  • Federación Melillense de Tiro Olímpico
  • Federación Murciana de Tiro Olímpico
  • Federación Navarra de Tiro Olímpico
  • Federación Riojana de Tiro Olímpico
  • Federación Valenciana de Tiro Olímpico
  • Federación Vasca de Tiro Olímpico

En las federaciones de tiro, se paga una cuota anual por el uso de las instalaciones, aunque cada una tiene sus propios estatutos y programas, ya que son autónomas en este sentido.

Podéis obtener más información sobre cada una de ellas en el siguiente enlace de la Federacion Española.

 Los clubs de tiro

Otra idea interesante, además de las federaciones, es la pertenencia a un club de tiro, puesto que por una pequeña cuota anual, es posible presentarse a concursos inter clubs, utilizar instalaciones del propio club, y participar en concursos nacionales y regionales de distintas modalidades de tiro. Además muchos de ellos proporcionan cursos de formación y otras actividades relacionadas con el tiro deportivo. Existen multitud de clubs de tiro en España, y es muy probable que haya alguno cerca del lugar de residencia del tirador.

La licencia de armas deportiva

Para poseer un arma, según la legislación vigente, es necesario poseer un permiso de armas expedido por la Guardia Civil. Hay distintos permisos de armas en función de la finalidad del uso del arma, y no todos están disponibles para cualquier persona. Las armas de defensa, por ejemplo, solamente están autorizadas para las fuerzas de seguridad del estado, así como casos especiales de vigilancia, y algunos casos muy particulares de personal civil. Las armas de caza están amparadas bajo dos tipos de licencia, según se trate de escopetas o de rifles.

En el caso de armas deportivas, están sujetas a la obtención de una licencia tipo “F”, y para la obtención de esta licencia es necesario estar federado en una de las federaciones de tiro del territorio español. Normalmente, es la propia federación la que pone a disposición de los federados los cursos teóricos y prácticos necesarios para certificar la superación de las pruebas de aptitud para la expedición de un permiso de armas tipo “F”.

Tras la presentación en la Guardia Civil del certificado de superación de las pruebas y del certificado médico correspondiente, se procede a la expedición del permiso de armas tipo “F”. Este permiso de armas, según se concede, es de tercera categoría, lo que da opción a la posesión de un arma de concurso, pero a través de competiciones para ascenso de categoría, promocionadas por las propias federaciones, y tras superar una puntuación mínima, se puede subir a segunda categoría, lo que da opción a poseer hasta cinco armas.

Existe, en cualquier caso, toda una legislación sobre categorías de armas y tipos de permisos que se puede consultar para estar mejor informado.

Podéis consultarlo en el siguiente enlace de la página de la Guardia Civil.

Las armas de competición

Es muy común entre los federados que superan las pruebas adquirir armas de gran calibre y de bajo coste, lo cual lleva a muchos a la decepción por este deporte.

Lo primero que hay que tener en cuenta y meditar mucho es sobre que modalidad vamos a practicar. De entrada se permite una única arma, y la tentación de comprar una 9 milímetros barata es muy grande.

En primer lugar hay que tener en cuenta que la práctica del tiro deportivo no es una actividad barata, al coste de pertenecer a una federación y a un club de tiro, hay que añadir el precio de un arma, de la munición, y el de las tiradas y/o competiciones. Hay que tener en cuenta además que las armas de fuego para tiro deportivo, hay que tenerlas guardadas en armeros especiales que cumplan con la normativa de reglamentación de armas, y que es otro coste añadido que hay que sumar.

Respecto a esto, el primer consejo es no escatimar en la compra de un buen arma, huir de las armas baratas que pocas veces dan en el blanco, y además ir a una munición barata. Las armas de calibre 22 son las mejores para iniciarse y para no quedar defraudado. Una vez que hayamos conseguido práctica y experiencia suficiente con un arma de este tipo, y podamos ascender de categoría, ya se puede pensar en otros calibre, como un 32 para fuego central, 9 milímetros para grueso calibre, etc.

También hay que plantearse desde el principio que es lo que nos gusta: arma corta o arma larga. Hay muchas modalidades con carabina y fusil que son muy interesantes. Lo mejor es pensarlo despacio, no precipitarse y decidir por donde comenzar. Otro consejo bastante importante es que es preferible, antes de realizar el curso para la obtención del permiso de armas, dedicar un tiempo al tiro con pistola neumática, para la cual no se requiere permiso de armas, es modalidad olímpica, y aunque el coste de la pistola puede parecer excesivo, tiene un mantenimiento en munición muy barato, y además sirve de aprendizaje para las técnicas principales de tiro en otras modalidades.

Resumiendo

No precipitarse en la compra del primer arma. Aunque una pistola de 9 milímetros parabellum nos pueda parecer impresionante, hay que ser prácticos.

No gastar dinero en armas baratas y de pocas prestaciones. Esto terminará frustrando al tirador al no conseguir buenas puntuaciones, y al final se terminará gastando más dinero.

Empezar tirando con aire comprimido. Esto proporcionará técnica y entrenamiento que posteriormente se podrá aplicar a las armas de fuego.

Elegir una modalidad y dedicarse a ella es mejor que pretender dominar varias desde el principio. Es muy distinto el tiro de pistola standard con calibre 22 que el tiro con armas de grueso calibre.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO