App TargetScan para Teléfono móvil y iPad

Por José Ramón Lázaro Chamorro

Posiblemente muchos de vosotros conoceréis y usareis esta aplicación, pero para aquellos que no la conozcan, quisiera hacer aquí un breve resumen de sus posibilidades.

TargetScan es una app creada para teléfono móvil y iPad, que básicamente es capaz de realizar una fotografía del blanco y reconocer los impactos de los disparos, dándonos una serie de información que nos puede ser muy útil, principalmente en los entrenamientos, y que nos permite desde hacer ajustes del arma hasta ir viendo nuestra propia evolución.

Esta app se puede descargar al móvil desde la tienda de Google Play o desde AppStore, a un precio de 9,99 €, y ha sido desarrollada por Thomas Gabrowski, con el cual me puse en contacto para escribir este artículo, y debo decir que me dio todo tipo de facilidades y la idea le pareció muy interesante.


Carpetas

Lo primero que nos encontramos al abrir la app es la posibilidad de crear una carpeta. Para organizarse bien, en base a mi experiencia, es mejor que cada carpeta contenga una modalidad (lo que en la app se llama disciplina) que se puede elegir de una lista predeterminada, y que actualmente es bastante amplia y que constantemente está aumentando con actualizaciones de la app.

foto01

También se pueden incluir comentarios y seleccionar si se va a utilizar puntuación con decimales o no.


Sesiones

Dentro de cada carpeta se puede abrir una sesión. Cada uno puede decidir qué es lo que contendrá esa sesión. Yo personalmente cuando utilizo las sesiones para entrenamiento en aire, realizo 60 disparos en series de 10 (6 blancos), pero esto es una cuestión personal. La fecha de la sesión la pone la app por defecto, y podemos elegir el nombre de la sesión, cuantos disparos por blanco se van a realizar y rellenar un campo de notas con la información que deseemos.


Fotografías

Una vez realizados en el blanco los disparos, en función de lo que  hayamos seleccionado al configurar la sesión, y pulsando sobre ésta, nos da la opción de realizar la fotografía del blanco.

foto15

Una vez realizada la fotografía nos muestra los resultados, así como información acerca de la desviación en milímetros de los disparos con respecto al centro (indicado con un círculo rojo en la imagen), lo que es muy útil para corregir el alza y la deriva del arma (es conveniente hacer estas correcciones con un alto número de disparos, por ejemplo al final de la sesión, salvo que la desviación sea muy pronunciada).

Cada vez que se tome una nueva fotografía, los disparos se van acumulando en la imagen, de forma que al final lo que obtendremos es un blanco con el total de los disparos, la puntuación final y la desviación respecto al centro.

foto02


Resumen en PDF

Desde la imagen general del blanco tenemos la opción de que la app nos muestre un resumen de la sesión que podemos guardar en formato PDF, ya sea para nuestro archivo personal o para compartirlo. En este resumen se nos muestra cada uno de los blancos que componen la sesión y el blanco general con todos los disparos, así como las puntuaciones detalladas de cada blanco y la general de la sesión.

foto03


Análisis de puntuación

Esta opción, a la cual se accede igualmente desde el resultado final, realiza un análisis de la posición de los disparos con respecto al centro, haciendo una extrapolación a los puntos que hubiéramos podido conseguir de haber centrado correctamente todos los disparos de la serie. También nos puede dar una idea adicional de cómo poder corregir las miras para centrar más el disparo.

foto04


Y, en resumen, ese es básicamente su funcionamiento. Una interesante app que nos permite controlar nuestros entrenamiento, ajustar nuestras armas y ver nuestra evolución a lo largo del tiempo.


Pros
  • App muy sencilla de utilizar
  • Información precisa y detallada
  • Gran variedad de modalidades, y en aumento, tanto para pistola como arma larga
  • Imágenes muy intuitivas
  • Posibilidad de guardar las sesiones en formato PDF

Contras
  • Las fotos alguna vez pueden no ser reconocidas si la luz trasera del blanco no es suficiente, pero con algo de práctica se soluciona
  • Si hay una muy buena agrupación, a veces no es capaz de distinguir bien los disparos dando un resultado erróneo

Para más información podéis visitar la página del autor en http://www.targetshootingapp.com/.

También podéis ver una demo de la app en youtube, en la dirección https://www.youtube.com/watch?v=5HFdcyrpstY

El propio Thomas Gabrowski me ha comentado que tiene interés en este articulo y espera recibir vuestros comentarios y observaciones para ver de qué manera se puede ir mejorando la app para posteriores versiones, por lo que, a aquellos que la utilicéis, os animo a contarnos vuestras experiencias.

Por último dar las gracias a Thomas por el material que me ha enviado para la realización de este artículo, y animarle a que haga una versión en español para aquellos que no controlan bien el inglés.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

Anuncios

Táctica antes y durante la competición de tiro olímpico

 

Por Santiago Gómez Salgado

im01

Una de las cuatro áreas a tener muy en cuenta en el deporte del tiro olímpico es La Táctica, dentro de la cual entra la planificación de los entrenamientos, descansos correspondientes, la elección de las competiciones que más convienen, en que competición se debe estar al 100% preparado, conocimiento de las galerías, etc.

Pero además de lo anteriormente expuesto hay que tener un protocolo de actuación desde el día anterior a la competición, esto nos ayudará a competir con garantías de éxito, el saber que se debe hacer y que se debe tener en cuenta en todo momento ante una competición que se avecina nos dará la tranquilidad y la seguridad de que todo saldrá según lo previsto.

im02

 El tirador debe ser muy observador y a la vez meticuloso, la ayuda de una libreta de tiro para anotar ciertas cosas puede serle muy útil a la hora de preparar una competición, el conocer a la perfección el itinerario desde el hotel, conocer la galería de tiro en donde va a competir, el anotar tanda puesto y horario, puede serle de gran ayuda. El saber que problemas de viento, sol, luz, etc. puede haber en el puesto de tiro es primordial para que nada le sorprenda, debe estar prevenido a todo lo que le pueda ocurrir y estar seguro de como remediarlo, por eso es muy importante siempre que la organización y las circunstancias lo permitan, entrenar en el mismo puesto de tiro y a la misma hora en que va a realizar la competición.

Antes de la competición

im03

 Después de haber realizado la inscripción pertinente, haber pasado control de armas y haber realizado el entrenamiento oficial, hay que empezar a concienciarse para la competición del día siguiente.

Es fundamental que no se haga una vida muy distinta a la vida que se realiza habitualmente todos los días, me refiero a horarios de comida, ocio, cantidad de comida, bebida, etc. Sí, se debe evitar en todo lo posible una cena demasiado pesada o muy abundante que hará que no se descanse lo suficientemente cómodo. Ingerir bebidas alcohólicas afectará negativamente a la parada, a la visión, a los reflejos, etc.

im04

Suprimir o rebajar bebidas excitantes del sistema nervioso como pueden ser el café, el té, la cocacola, etc. pueden ayudarnos a tener una mejor parada al día siguiente. El tabaco es un mal hábito a la hora de entrenar o competir, ya que es el causante de un pequeño temblor continuo que no se quitará si no se deja de fumar, el tirador que es fumador debe restringir al máximo el uso del tabaco antes de la competición para evitar en lo posible el efecto temblor.

im05

Es conveniente que el tirador se distraiga antes de ir a la cama, el ir al cine, dar un paseo o estar con amigos es muy recomendable, cuando se vaya a la cama debe estar ligeramente cansado, esto beneficiará que se duerma antes y mejor, también, si se acuesta un poco más tarde de lo habitual puede ser beneficioso para el sueño. Hay que dormir al menos 6 horas. No será beneficioso en absoluto ir a sitios con demasiado ruido como discotecas o pafs, etc. con volumen de música demasiado alto, aunque parezca mentira altera el sistema nervioso y tarda algunas horas en recuperarse.

im06

Un lugar agradable y comida ligera siempre es beneficioso.
Antes de acostarse el tirador tiene que estar seguro de dos cosas:

1-En caso de traslado particular al campo de tiro, conocer perfectamente el itinerario.

2-Saber perfectamente el horario de competición, para planificar el horario de levantarse, salida del hotel, llegada al campo, etc. Esto hará que no se altere su ritmo normal, ya que no deja nada al azar y tiene todo controlado.

Al día siguiente desde que el tirador se levanta debe procurar que nada le altere, haciendo lo que tenía previsto, sin más. Debe salir del hotel y llegar al campo de tiro con tiempo suficiente para hacer sus preparativos y su protocolo, debe evitar entrar en conversaciones, discusiones, etc. que le puedan alterar y que no le llevaran a ningún sitio, se puede ser amable con todo el mundo, pero sin mantener conversaciones que no le interesan para nada. El curiosear puntuaciones de tandas anteriores, o que le den información de otros tiradores, no le beneficiarán en absoluto, por lo que debe evitar a toda costa cualquier información sobre ello. El tirador debe ir a lo suyo, a lo que tiene preparado, a su protocolo.

Un protocolo de actuación podría ser el siguiente:

1-Llegar al menos una hora antes al campo de tiro.

2-Hacer 15 ó 20 minutos de relajación, auto-convencimiento, incluso repasar técnicas mediante la visualización, esto lo puede realizar en el coche, en algún sofá, etc, siempre que sea un sitio tranquilo y asegurándose que no le va a interrumpir nadie. Poner una alarma, que le avise su entrenador, compañero, etc. será fundamental para no quedarse dormido y tener todo seguro y controlado. A partir de éste momento estará tranquilo, seguro, relajado e incluso lento en sus movimientos. Se ha transformado en tirador.

3-Calentar entre 20 y 30 minutos, será fundamental para que los músculos y la mente vayan preparándose para la competición.

4-Dirigirse al puesto de tiro con al menos 10 minutos de antelación.

Durante la competición:

Durante la competición debe tener la mente ocupada en lo que le interesa, técnica, relajación, visualización, recordar sensaciones de apriete, bloqueo, estabilidad, apoyo del dedo índice sobre el disparador, etc. Hará hincapié en aquello que más dificultades tenga.

Decirse a sí mismo frases positivas que le den ánimo, son también muy convenientes, como por ejemplo:

Lo estás haciendo bien, es lo normal, estás en tu media, continua así

Trabaja y céntrate en la técnica, el resultado viene solo.

Esto es lo que tienes que hacer, pero puedes mejorar. Trabaja

Evitar pensamientos negativos, que lo único que harán será entorpecer la actuación del tirador, será una tarea continua. Un mal disparo, una actuación equivocada en el arbitraje, hacer suma de puntuaciones, imaginar el puesto que puede alcanzar, etc. no le ayudarán en nada, más bien será un vehículo excelente para subir el estrés.

Entre disparo y disparo debe realizar sus rutinas de tiro, las cuales debe tener perfectamente entrenadas e intentará no abandonarlas por cansancio o vagancia, esto hará que el tirador tenga una óptima concentración en lo que está haciendo. La mente en muchas ocasiones y sin darse cuenta el tirador se va por si misma a algo más placentero que el estar repitiendo una y otra vez un disparo, el tirador debe estar muy atento a esto y si ocurriera debe dejarla descansar unos segundos y hacerla volver al trabajo que estaba realizando.

im07

Cuando se haga un descanso el tirador no debe forzar su mente en continuar con las rutinas que estaba realizando, por el contrario, debe orientarla hacia algo placentero durante un tiempo, planificar vacaciones, recordar algún lugar tranquilo y agradable, algún tipo de música placentera, pueden ser herramientas muy válidas, para luego volver a lo que le estaba ocupando, a lo que le interesa, a sus rutinas.

De la competición el tirador debe salir cansado, si no fuera así, es que no ha trabajado lo suficiente.

Al finalizar la competición el tirador debe volver a su estado natural, como si despertase de un ligero sueño.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

El retroceso y la precisión en las armas de fuego

 

Por José Ramón Lázaro Chamorro

????????????????????????????????????

No es necesario haber disparado un arma para estar familiarizado con el concepto del retroceso.

Se describe el retroceso de un arma al ser disparada, como la fuerza que actúa sobre la misma provocada por la salida del proyectil por la boca del cañón. Este concepto es conocido desde que la pólvora se utilizó para enviar objetos a largas distancias, ya sea una bala de cañón o simples fuegos artificiales.

El concepto físico del retroceso

Sin entrar en grandes tecnicismos, el fenómeno físico del retroceso está basado en la tercera ley de Newton, que viene a decir que a toda fuerza de acción, le corresponde una fuerza de reacción igual y en sentido contrario. En el caso de los fuegos artificiales, en la combustión lenta de una cantidad de pólvora, se producen gases que al ser reconducidos hacia abajo, generan una fuerza de reacción hacia arriba que hace que el cohete se eleve.

Un fenómeno similar se produce en las armas de fuego. El cartucho está compuesto de un fulminante y una carga de pólvora que es la que produce los gases para impulsar el proyectil. En el momento en que se produce la detonación del fulminante, ésta se transmite a la pólvora, que produce una explosión en un espacio muy breve de tiempo, produciendo gran cantidad de gases que hace que aumente la presión dentro del cartucho. Dicha presión empuja al proyectil, el cual se acelera a lo largo del cañón hasta que finalmente sale expulsado por la boca del mismo. Es en ese momento, y no antes cuando se produce el retroceso del arma.

¿Por qué se produce el retroceso?

Como hemos comentado anteriormente, a toda fuerza de acción le corresponde una fuerza de reacción igual y de sentido contrario. Para comprender este fenómeno, es necesario acudir a una magnitud física denominada momento lineal ó cantidad de movimiento. El momento lineal, denominado por la letra “p”, es el resultado de multiplicar la masa de un objeto en movimiento por su velocidad: p = (m x v).

Para su mejor comprensión, designaremos cada cantidad con una letra específica de la siguiente manera:

Masa del proyectil (m)

Velocidad del proyectil (v)

Masa del arma (M)

Velocidad de retroceso del arma (V)

Hay también que tener en cuenta que en un sistema cerrado, es decir, sin fuerzas que actúen exteriormente sobre el mismo, el momento lineal se conserva. Esto quiere decir que si antes de efectuar el disparo, el arma está en reposo, es decir con velocidad cero, el momento lineal del sistema arma + proyectil será igual a: p = (M x 0) = 0.
Cuando el proyectil abandona la boca del cañón, como el momento lineal se conserva, implica que la suma de los momentos lineales del proyectil más el del arma tiene que ser igualmente cero. Por lo que:

(M x V) – (m x v) = 0, ó lo que es lo mismo (M x V) = (m x v).

Si el proyectil tiene una masa (m), y sale del cañón con velocidad (v), el momento (m x v) tiene que ser igual al momento del arma después del disparo, (M x V), por lo que el arma se desplaza hacia atrás con velocidad (V), y se produce el retroceso.

¿Cómo influye el retroceso en la precisión?

Curiosamente y en contra de lo que la lógica nos pueda hacer creer, el retroceso del arma no influye en absoluto en la precisión del disparo, ya que dicho retroceso se produce una vez que el proyectil ha abandonado el cañón y se dirige hacia su objetivo. El problema a que nos enfrentamos es más un factor psicológico del tirador, que por temor al retroceso, puede provocar instintivamente en el momento del disparo ligeros movimientos y desviaciones del arma que hacen que el proyectil salga dirigido desde el primer momento en otra dirección. Si es cierto que en el momento en que el proyectil recorre el cañón se producen fueras internas en el arma, y éstas si pueden afectar al disparo si no hay una buena compensación entre las partes móviles

¿Cómo disminuir el retroceso de un arma?

Tras comprender el concepto del momento lineal, se puede ver que hay varios factores que hacen que se pueda disminuir el retroceso, y por tanto el factor psicológico que nos pueda influir en la precisión. Al basarnos en la fórmula anterior, en la que (m x v) = (M x V), vemos que se producirá una disminución del retroceso en los siguientes casos:

1-Al aumentar el peso del arma (depende de M), ya que entonces disminuye la velocidad de retroceso. Como (M x V) es constante, si aumentamos (M), tiene que disminuir (V).
2-Al disminuir el peso del proyectil, (m x v) será más pequeño, y por tanto (M x V) también disminuirá, y dado que la masa del arma (M) es una constante, debe disminuir la velocidad de retroceso(V).
3-Al disminuir la velocidad del proyectil. El resultado es el mismo que en el punto anterior. Esto se consigue disminuyendo la carga de pólvora del cartucho. Es una práctica bastante habitual en los tiradores de competición recargar ellos mismos los cartuchos, para lo que se utilizan cantidades de pólvora más pequeñas que permitan al proyectil llegar hasta el blanco. Es absurdo tratar de hacer un impacto a 100 metros con un proyectil que puede llegar a varios kilómetros, pues el retroceso puede influir en la precisión.
4-La utilización de los denominados frenos de boca, que no son otra cosa que una prolongación del cañón que no roza el proyectil, pero que tiene una serie de perforaciones, de forma que parte de los gases que produce la pólvora salgan expulsados lateralmente por dichos agujeros, equilibrando el cañón perpendicularmente, y no contribuyendo al retroceso.

En resumen

Si permitimos que el retroceso del arma nos influya en el momento del disparo, es muy posible que esto se traduzca en impactos fuera del blanco. Es muy importante realizar el disparo con la mayor tranquilidad posible, y sobre todo ser conscientes de que, cuando el arma retrocede, no influye en la trayectoria del proyectil, puesto que éste ya se encuentra camino del objetivo.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

Técnica básica para precisión pistola aire

 

Por Santiago Gómez Salgado

Portada. Curso Federación Madrileña

INTRODUCCION

Mucho se ha escrito sobre técnicas de precisión con arma corta, y seguramente falte mucho por escribir. Yo humildemente, con éste artículo quiero añadirme a esa cantidad de personas que con sus libros, escritos o notas han contribuido a la perfección de la técnica de precisión y por tanto a la mejora de las marcas.

Este artículo está orientado para aquellos tiradores que una vez federados y realizado el curso de iniciación se quedan estancados sin saber muy bien que pasos dar en el mundo del tiro olímpico o deportivo, también para que sirva de recordatorio a todos aquellos tiradores mas aventajados.

La técnica descrita es cosecha propia y fruto de largos años de entrenamiento, trabajo, observación y dedicación, tanto como tirador en una primera época, como de entrenador, en un principio del equipo Nacional Militar de las Fuerzas Armadas y en los dos últimos años de la Federación Madrileña de Tiro Olímpico.

CONSEJOS PARA EL TIRADOR NOVEL

La primera duda que se plantea un tirador que comienza es en que modalidad o modalidades va a emplear su tiempo y su dinero, la elección no siempre es fácil y seguramente cambie de opinión en más de una ocasión a lo largo de su vida deportiva, pero al final se inclinará por la modalidad o modalidades que más le guste o en las que consiga mayores satisfacciones. Mi recomendación es que si quiere alcanzar un nivel alto, debe dedicar sus esfuerzos solamente a una o dos modalidades similares, ya que como dice el refrán “el que mucho abarca poco aprieta”. Sería muy conveniente dejarse asesorar por alguien de experiencia para comenzar.

A continuación describo una serie de grupos por donde el tirador nuevo debe elegir como primer paso:

RECORRIDOS DE TIRO O IPSC

AVANCARGA

GRUPO PRECISION (pistola aire, pistola libre)

GRUPO VELOCIDAD (pistola velocidad olímpica, standard aire, velocidad aire)

GRUPO MIXTO (pistola deportiva y fuego central, pistola standard)

Una vez elegido un grupo, que no tiene por que ser cerrado, la siguiente pregunta es que arma se puede comprar, para mi la respuesta es fácil, simplemente la mejor. Esto no quiere decir que sea la más cara, ni la que más se ve en las galerías de tiro, simplemente la mejor para él, la que mejor se adapte a sus necesidades y características. Hoy en día hay numerosas marcas con calidad similar y en donde se puede escoger lo que se quiera y necesite. Las premisas fundamentales para la elección de un arma es que se pueda llegar sin dificultad con el dedo índice al disparador, que el peso total del arma se adapte a sus características personales, con posibilidad de poner contrapesos, que la empuñadura sea de la talla adecuada, que disponga de un disparador que se pueda reglar los pesos y recorridos, un alza que se pueda ajustar en anchura y al menos dos puntos de mira de diferentes grosores.

PARTES DEL TIRO OLIMPICO Y DEPORTIVO 

El deporte de tiro olímpico y deportivo como todos los deportes tiene 4 facetas que se complementan y que si a algún tirador le faltara alguna de ellas sería imposible que lograra grandes cosas.

ÁREA FISICA: Es la primera premisa que debe cumplir un tirador, es imposible tener buen nivel si no se puede físicamente con la pistola. Es imprescindible entonces tener una forma física general aceptable para poder trabajar la parte física específica y con ello conseguir una resistencia suficiente para trabajar la parada y el equilibrio y pasar largos periodos de tiempo de pié realizando numerosas punterías. Se puede conseguir en unos tres meses aproximadamente.

ÁREA TECNICA: Una vez conseguida una forma física aceptable se puede trabajar técnicamente de una forma eficiente, es muy aconsejable contar con un entrenador o alguien con la suficiente experiencia que nos lleve y aconseje al objeto de no perder demasiado tiempo en probar cosas que no nos serán útiles. Un tirador tardará en conseguir un nivel medio alto de uno a dos años. Esta es el área que nos ocupará más adelante.

ÁREA PSICOLOGICA: Es la parte más desconocida por los tiradores, ya que no hay personal suficientemente capacitado en los clubes o federaciones para impartir dicha materia, dado que es fundamental saber de psicología y al menos un poco de tiro y estas dos facetas las reúne muy pocas personas en España. Sin embargo éste área es de gran importancia y será un gran lastre para muchos tiradores que siendo muy buenos en los entrenamientos no rinden en las competiciones.

ÁREA TACTICA: En esta parte es en donde el tirador debe programar sus competiciones a lo largo del año, con sus entrenamientos y descansos pertinentes, como debe actuar ante cada competición dependiendo de su estado de forma, de las características de cada galería, estado del tiempo, puesto, etc.

TECNICA DE TIRO

La técnica descrita a continuación es fundamentalmente para pistola aire, aunque es muy similar para otras modalidades, como pueden ser la parte de precisión de pistola deportiva, fuego central o pistola 9 mm y la parte de precisión de pistola standard, claro está con pequeñas diferencias que el tirador sabrá interpretar, como son la distancia al blanco, la dimensión de éste, peso del disparador, luces, etc. Básicamente la mayor diferencia estará en el apriete del arma y el bloqueo de la muñeca ya que se debe dominar la pistola y no que la pistola nos domine a nosotros, me refiero al bote (retroceso del arma), por ello el apriete del arma y el bloqueo de la muñeca será mayor a mayor retroceso, teniendo siempre en cuenta que el arma se debe apretar lo mínimo imprescindible, siempre y cuando el bote repito, lo podamos dominar, sea agradable y sobre todo sea el nuestro, ya que debe botar siempre de la misma forma.

Queda descartada la técnica de pistola libre ya que por el tipo de empuñadura, distancia de tiro y peso del disparador merece un artículo aparte.

POSICION

Lo primero que tenemos que trabajar es la estabilidad en posición de puntería con el arma en la mano, para ello se debe trabajar el equilibrio, a mayor equilibrio  mayor estabilidad y por consiguiente mayor parada. Para que el equilibrio sea perfecto el centro de gravedad debe estar exactamente entre los dos pies. Una de las mejores formas de potenciar el equilibrio es hacer punterías con los pies juntos sobre un blanco más pequeño que el normal. Es importante tener un calzado adecuado, como zapatos de tiro o unas zapatillas de suela plana y dura.

Para conseguir lo dicho, se debe tener una buena posición, la tuya, se puede ver en tiradores de alto nivel posturas completamente diferentes. Para buscarla vamos a comenzar con una posición de perfil con respecto al blanco, ya que es la mejor posición para compensar el peso del arma y por supuesto es la mejor para modalidades de velocidad, ya que se recupera mucho más rápido la puntería para el siguiente disparo.

Hay que hacer y anotar al menos diez ejercicios de puntería de la siguiente manera: En la posición descrita anteriormente, apunta el arma al blanco y cierra los ojos por un tiempo aproximado de 8 segundos, sin mover nada, abre los ojos y mira la posición del brazo y en donde está posicionado el punto de mira, si el brazo está la mayor parte de las veces en el centro del blanco, no importa si está alto o bajo, la posición es correcta, si estuviera a la izquierda, que es lo normal, deberás ir corrigiendo la posición a diagonal hasta conseguirlo, nunca pasar de los 45º con respecto al blanco, el brazo debe estar en su posición natural sin esfuerzo. Otro factor es el punto de mira, si éste está centrado la mayor parte de las veces la posición es correcta, si estuviera a la izquierda con respecto al alza es que la postura es muy forzada en la parte del cuello y la cabeza se va al frente, a su posición natural, haciendo que el punto de mira se desplace a la izquierda, entonces se debe variar la posición hacia diagonal hasta que el punto de mira quede centrado, no importa que esté bajo o alto, ya que esto es un problema de ángulo y debes rectificarlo a través de la empuñadura.

Dentro de estos dos parámetros hay que buscar el término medio.

Una vez se haya decidido cual es el mejor ángulo de posición con respecto al blanco, se debe ahora conseguir la mayor estabilidad, para ello se comenzará con la posición de los pies, estos deben estar lo más en paralelo posible dentro de que no sea una incomodidad, esto hará que las rodillas estén más bloqueadas y por consiguiente mejor estabilidad. Otra cosa es la distancia de separación de los pies, teniendo en cuenta que si se tiene los pies muy separados se estará muy forzado y la posición será insegura y si se tiene los pies muy juntos la base de sustentación será pequeña y se estará muy inestable. Se debes entonces comenzar buscando una separación de pies similar a la anchura de los hombros y a partir de aquí ir cerrando o abriendo hasta conseguir la posición en que se esté más cómodo y estable.

Posición Básica

El siguiente paso es que compensación se tiene que tener para que se cumpla que el centro de gravedad esté entre los dos pies. Para ello se tiene que hacer una inclinación hacia atrás a la altura de la cadera para compensar el peso de la pistola y el efecto de palanca que se produce al tener el brazo extendido, la mejor manera de conseguirlo es en posición de puntería con el arma, cerrar los ojos y buscar la inclinación adecuada, dejando caer el peso hacia las caderas y repartiendo el peso del cuerpo en las dos piernas por igual o casi por igual. Se debe conseguir una posición estable y relajada.

Compensación adecuada

El brazo izquierdo que no tiene misión durante el proceso de disparo debe estar relajado sin hacer el menor esfuerzo, para ello lo mejor es poner la mano en el bolsillo del pantalón o en la cinturilla del mismo, el caso es que el hombro no esté en tensión.

En definitiva una vez encontrada la posición, esta debe ser cómoda y lo más relajada posible, se debe conseguir un equilibrio a través del esqueleto y solo deben trabajar los músculos imprescindibles para conseguir el mejor equilibrio y por consiguiente la mejor parada, “ley del mínimo esfuerzo”.

Posición del olímpico Pablo Carreras (pies muy juntos)

VISION Y PUNTERIA

            En una puntería es obvio decir que el punto de mira debe estar centrado dentro del alza (luces por ambos lados iguales) y que debe estar perfectamente enrasado (línea continua parte superior del alza con parte superior punto de mira) por éste motivo lo más importante de la puntería es tener los elementos de puntería totalmente nítidos, con las líneas totalmente definidas, para ello no queda más remedio que tenerlos enfocados y por consiguiente tener el blanco desenfocado, borroso, hay que huir de los errores angulares a toda costa. Se diría que realizar una puntería es realizar un trabajo incómodo, ya que el ojo se peleará contra nuestra voluntad intentando enfocar el blanco, cayendo en un gravísimo error si éste nos vence.

El punto de mira debe ser lo más fino posible dentro de lo que permita la agudeza visual y la comodidad para el ojo, lo mismo que no se debe tener demasiadas luces a ambos lados, también dependiendo del ojo y de la parada. Digamos que a punto de mira más fino y menos luces mejor precisión, todo dentro de un orden lógico.

En precisión siempre se apuntará a pié de mira, o sea  a la base de la zona negra del blanco, con un margen cómodo para el ojo, esto es muy variable en cada tirador, pero lo normal es apuntar a la zona del 5-6, también es muy normal que en un mismo tirador está zona varíe frecuentemente teniendo que corregir con unos dos o tres clips de alza. Nunca se debe apuntar en la zona negra, ya que el ojo se cansaría rápidamente dando problemas de percepción correcta de los elementos de puntería, tampoco se intentará enrasar con la parte inferior del círculo negro, ya que si se prolonga un poco la puntería se cometen errores ópticos no siempre percibidos por el tirador y los impactos estarán altos sin que el tirador entienda muy bien por qué, además si se intenta enrasar las miras con el borde inferior del circulo negro será más difícil enfocar correctamente los elementos de puntería ya que la atención se irá al blanco.

Punteria correcta y errores más comunes

El movimiento de puntería es de arriba abajo. Al subir se debe sobrepasar el blanco, no hace falta sobrepasar el blanco exageradamente ni que el movimiento sea brusco, luego ir bajando despacio, los músculos trabajan mejor cuando se distienden que cuando se contraen, al subir ya se debe controlar de manera cómoda que el punto de mira está dentro del alza.

Cuando se va bajando se debe llevar las miras controladas pero de forma cómoda para no fatigar al ojo innecesariamente, una vez se llegue a la zona negra del blanco se debe cambiar el enfoque (miras nítidas, blanco borroso) y ya no soltarlas hasta llegar a la zona de puntería. Si no se fuera capaz de esto, se cambiaría el enfoque una vez llegado a la zona de puntería.

Mi recomendación es siempre el uso de una gorra o pantalla para tiro, pues aunque sea en galerías cerradas y siempre con la misma luz, un foco justo encima nos puede trastornar un poco la percepción de las miras, de ésta forma las luces siempre serán las mismas y además evitaré brillos innecesarios, el uso de pantallas laterales también es aconsejable, ya que me evitará distracciones innecesarias. Es imprescindible el uso de un oclusor para el ojo que no apunta, a ser posible traslucido por aquello de la compensación de pupilas de los dos ojos, aunque es cuestión de probar con uno blanco y con uno negro y quedarse con el que mejor se vea. Para las personas que usan gafas en su vida normal, nos le queda más remedio que usar gafas de tiro, recomiendo no escatimar en gasto a la hora de comprar el cristal que mejor nos vaya, y claro está siempre anti-reflejo. En los tiradores que ya por edad tengan presbicia todo se complica, sería muy recomendable que fueran a un óptico de confianza y que les graduaran el ojo que apunta realizando una puntería sobre un blanco pequeño, puede ser de  carabina, y a una distancia al menos de 4 metros. No cabe duda que lo que se gana en nitidez de cerca se va a perder de percepción a lo lejos, aquí está la pericia del tirador que tiene que decidir en que cantidad gana por un lado y pierde por otro. Una solución es tirar con un diópter con el agujero muy pequeño (agujero estenopéico que llaman los ópticos) de esta forma se gana en profundidad de campo viendo nítidos las miras y el blanco a la vez, el problema que nos puede surgir con esto es que el ojo se fatiga rápidamente y además hay que estar muy atentos ya que a veces no se percibe si se está enfocando al blanco o a los elementos de puntería, con el consiguiente error.

Un error muy clásico y que los tiradores cuando comienzan no tienen muy claro es lo del ojo dominante, así se pueden oír toda clase de consejos y desatinos. El ojo que apunta debe ser el del mismo lado que la mano con la que cogemos la pistola, aunque el ojo dominante o de mayor agudeza visual sea el ojo contrario, ya que si no, hay que cambiar a posturas más forzadas, cambiar el ángulo de la empuñadura, girar la muñeca, etc, por lo que el agravio es importante, sobre todo para las modalidades de fuego. El consejo es que si no se tiene el ojo extremadamente dominante o se tiene algún problema de visión importante, se apunte con el ojo del mismo lado que se empuña la pistola

APRIETE DE LA MANO Y BLOQUEOS

Los aprietes de los dedos de la mano sobre la empuñadura y los bloqueos de las distintas partes del brazo es parte fundamental en la elaboración de un disparo, ya que dependiendo de éstos, el impacto se irá a un sitio u a otro, aunque las miras y la ejecución del disparo sea correcto. Adquiere mayor importancia en las modalidades con armas de fuego.

Es muy importante que la empuñadura sea técnicamente correcta para que el apriete de los dedos sobre ella sea perfecto y no haya que compensar un error técnico de la empuñadura con un apriete incorrecto (compensación de errores). La mano debe coger a la empuñadura de una manera natural, como si se cogiera un vaso u otro objeto, y el apriete debe ser el mínimo imprescindible para controlar el arma, pero más importante que la cantidad de fuerza que se ejerce sobre la empuñadura, es la variación de ésta durante la puntería. Tenemos que comprobar a cada disparo que la fuerza con que apretamos la empuñadura es la nuestra y hay que estar muy atentos a no variarla durante la puntería y ejecución del disparo.

Variaciones de aflojar, hará que los impactos tengan tendencia a irse perfectamente altos, a veces con solo aflojar el dedo meñique se produce este error. Por el contrario si se va apretando cada vez más los dedos de la mano hará que ésta se crispe y se pueda producir temblor, incurriendo en un error de impactos altos derecha normalmente, esta presión creciente sobre la empuñadura provoca además que se dificulte el apriete del dedo índice sobre el disparador, produciéndose un bloqueo importante en la salida de disparo, con todos los problemas que esto acarrea.

El bloqueo más importante es el de la muñeca continuando con el codo y el hombro. El bloqueo del hombro sale por si solo, sin pensar, basta con tensar  ligeramente estos músculos de paso que se tensan los músculos que bloquean el codo, para ello es suficiente con tensar un poco el tríceps, sin esfuerzo para no crear tensiones innecesarias y evitar lesiones, el codo debe estar bloqueado no tenso, aquí hay que acudir a  la sensación de cada tirador. Lo más difícil de aprender es el bloqueo de la muñeca sin que se apriete la mano, las dos cosas deben ser totalmente independientes, se tiene que ser capaz de hacer un gran esfuerzo de bloqueo sin apenas apretar los dedos de la mano y a la inversa, para así hacer lo más conveniente en cada momento. El bloqueo correcto de la muñeca junto con una empuñadura correcta técnicamente y el grado de inclinación adecuado de la pistola, hará que no se me esconda el punto de mira durante la puntería y evitar los impactos perfectamente bajos.

Como se ha dicho anteriormente con armas de fuego hay que bloquear más, ya que se tendrá que dominar el retroceso del arma (bote).

EJECUCION DEL DISPARO

Si todo lo anterior esta bien realizado, la ejecución perfecta del disparo va a ser la que nos de un resultado optimo. Quizás sea el paso más difícil de realizar y en donde le dediquemos el mayor esfuerzo en los entrenamientos.

En primer lugar hay que tener a punto el disparador, para ello debe tener una salida limpia, sin arrastres, y los pesos del primer y segundo tiempo deben estar puestos correctamente.

Para ajustar la salida de disparo basta con tocar el tornillo del punto de disparo hasta conseguir una salida limpia sin arrastres, cada pistola tiene el suyo, normalmente ya viene bien puesto de fábrica y sellado, si no somos hábiles es mejor que lo toque una persona experta en estos temas.

Una vez que la salida de disparo sea perfecta, hay que poner los pesos de los dos tiempos, esto es muy personal y cada tirador tiene preferencia por pesos distintos en cada tiempo, pero lo que está claro es que al final hay que apretar el disparador. Para regular los pesos de los dos tiempos es necesario que en posición de puntería y con el arma montada podamos apretar el primer tiempo hasta llegar al segundo y aflojar todas las veces que queramos sin que se produzca el disparo, dentro de esta norma el peso del segundo tiempo debe ser el menor posible. Es aconsejable dejar un margen de peso total en el disparador ya que la temperatura, humedad, disparos realizados, etc,  pueden influir sobre los pesos del disparador.

La mejor técnica de ejecución de un disparo, aunque la más difícil de realizar es la que se describe a continuación:

Hemos hablado de que la puntería se realiza de arriba abajo, pues según vamos bajando y estando próximos a entrar con las miras en el blanco se va apretando el disparador de tal manera que cuando lleguemos entre el centro del blanco y la zona de puntería se debe tener el segundo tiempo cogido, ahora solo falta dar la orden al dedo de que puede apretar más, o la orden que cada tirador dé a su dedo, a partir de aquí es el dedo índice el que actúa por si mismo. El disparo se debe producir sin voluntad o casi sin voluntad.

Si el tirador no fuera capaz de realizar ésta técnica puede recurrir a otra más sencilla, que es llegar a la zona de puntería y una vez allí coger el segundo tiempo y dar orden al dedo de que ya puede apretar más, realizando los mismos pasos que en el párrafo anterior.

Es bueno incluir dentro de los entrenamientos el trabajar disparos en seco con ojos cerrados, así se aprenderá mejor y más rápido a controlar el apriete del índice sobre el disparador y el apriete de los dedos de la mano sobre la empuñadura y bloqueo de la muñeca.

RESPIRACION

Si tenemos un arma en puntería y estamos respirando veremos que el arma se mueve de arriba abajo, por lo cual si se quiere hacer un buen disparo el arma debe estar lo más quieta posible (parada), se deduce entonces que se debe estar en apnea cuando se llega a la zona de puntería, manteniéndola durante el resto del tiempo hasta que se produzca el disparo. Ahora la pregunta es como se deben tener los pulmones llenos de aire ¿llenos o vacios? La respuesta es fácil, tenemos que tener la cantidad de aire que nos resulte más cómodo, siendo también esto muy variable entre los tiradores. Lo normal es coger aire según se sube el brazo y e ir soltándolo hasta que se llegue a una capacidad pulmonar cómoda. No importa respirar en más de una ocasión antes de llegar a la zona de puntería

AGRUPACION DE TECNICAS

Se ha hablado de cada técnica por separado, pero a la hora de la verdad es todo un conjunto de pasos y sensaciones que hay que seguir para la realización de un disparo, a esto se le llama rutina de tiro.

La realización de un disparo comienza desde abajo, cuando se pasa del descanso a la acción, entonces se debe extender el brazo bloqueando el codo y lentamente se irá subiendo por encima del blanco con las miras tomadas de una forma cómoda para el ojo, una vez sobrepasado se para y se comprueba la posición-equilibrio y la presión de los dedos de la mano y el bloqueo de muñeca para a continuación comenzar a bajar lentamente, una vez casi llegado al blanco se entra en apnea y se comienza a apretar el disparador y se sigue bajando hasta llegar a la zona de puntería en donde ya el disparador debe estar apretado en el segundo tiempo, hasta ahora la mayor atención ha estado en el dedo índice. Cuando ya se le da orden al dedo de que puede seguir apretando, la máxima atención pasa ahora a los elementos de puntería, realizando el ojo el cambio de enfoque de blanco a miras, si no lo ha echo anteriormente, todo esto sin dejar de percibir que se continua apuntando a la zona de puntería. Hay que tener también en cuenta que la presión de la mano sea constante, esto quiere decir que una vez se ha apretado los dedos de la mano, mas bien poco, sobre la empuñadura, ésta presión no se debe variar, solo actúa el dedo índice sobre el disparador, hay que tener en cuenta también que se tiene la muñeca bloqueada.

De esta forma un tanto incómoda, ya que se debe tener el blanco borroso y las miras nítidas, se esperará a que se produzca el disparo, como unos cuatro segundos aproximadamente, si no se produce se renunciará y se comenzará de nuevo todo el proceso.

Durante el proceso de un disparo solo se es dueño de ciertos parámetros como el tiempo, la parada, la concentración, la visión, etc, y es el tirador dentro del nivel que tenga el que tiene que establecer éstos parámetros, si el disparo no se produce dentro de nuestros parámetros se debe renunciar. De un disparo bueno se aprenderá aunque nos cueste realizarlo tres veces. A través del entrenamiento hay que llegar a tal grado de concentración que cuando mejores son las condiciones de parada, miras, etc, es cuando sin saber muy bien el por qué se produce el disparo sin voluntad alguna.

Si hubiera voluntad normalmente habrá movimiento, ya que se reacciona inconscientemente al disparo con movimiento, con lo cual se echará a perder todo el trabajo anterior.

Cuando se produzca el disparo se debe continuar con la puntería al menos un segundo, esto hará que poco a poco el cerebro le vaya quitando importancia a realizar un disparo y si a todo el trabajo en conjunto.

UTENSILIOS

En tiro con arma corta se utilizan una serie de utensilios que ayudan al tirador en competición y entrenamiento como son cronómetro, cascos de tiro, cinta con oclusor o gafas de tiro, gorra o pantalla, pantallas laterales, zapatos de tiro o zapatillas adecuadas, etc. Todos ellos tienen su reglamentación y no es obligatorio su uso, aunque si son de gran ayuda en muchos casos.

Utensilios para tiro

REFLEXIONES

            Hay que tener en cuenta que una buena parte del éxito es no hacer un disparo malo, por lo que si se tiene la menor duda se debe renunciar y volver a empezar, esto se debe hacer siempre que ocurra algo que se ha salido de la rutina de tiro o de los  parámetros puestos por el tirador, como vista borrosa que obliga a parpadear, demasiado movimiento en la parada, algo externo que causa distracción, un pensamiento en cualquier otra cosa, etc. Todos esto es motivo más que suficiente para renunciar al disparo y comenzar de nuevo.

            Se debe ser muy exigente con uno mismo a cada disparo y no arriesgar a que se produzca un disparo malo. Cada disparo hay que lucharlo de una manera individual, es como una nueva competición.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO

 

El tiro deportivo – los proyectiles y la trayectoria

 

Por José Ramón Lázaro Chamorro

Un proyectil es en realidad cualquier objeto que pueda ser arrojado a lo largo de una trayectoria.

Cuando nos referimos al tiro deportivo, sinónimo de precisión, es importante conocer cuales son los factores que influyen en la trayectoria de un proyectil disparado por un arma de fuego o de aire.

Vivimos en un mundo real, rodeado de leyes físicas que actúan sobre los objetos: las imperfecciones de la materia, las fuerzas de rozamiento, la gravedad, todo contribuye a pequeñas variaciones que en su conjunto pueden producir grandes efectos. Vamos a analizar con un poco más de profundidad cada uno de ellos y ver cuales son sus consecuencias.

Las imperfecciones de los materiales

La Tierra está rodeada de una atmósfera compuesta en su mayor parte por nitrógeno y oxígeno, que son los gases que constituyen la capa de aire. Esta capa de aire se comporta como un fluido, y un proyectil a lo largo de su trayectoria tiene que atravesar dicho fluido. Evidentemente se produce una fuerza de rozamiento entre el proyectil y el aire que lo ira frenando, pero éste no es el único efecto; cualquier imperfección que se encuentre en la superficie del proyectil, puede ocasionar que se produzcan fuerzas no equilibradas que actúen sobre el, y en consecuencia que haya desviaciones de la trayectoria.

Como actualmente toda la munición se fabrica en serie, estos defectos tienden a disminuir, pero a nivel microscópico las imperfecciones se pueden hacer mas patentes, sobre todo teniendo en cuenta las velocidades a las que se mueve el proyectil.

La aerodinámica del proyectil

Hay toda una industria dedicada a investigar sobre las formas de los proyectiles para tratar de minimizar los efectos del rozamiento, y así como los aviones se construyen teniendo en cuenta la aerodinámica, los proyectiles de las armas de fuego también están pensados para que las fuerzas de rozamiento con el aire influyan de la menor forma posible en la trayectoria.

El proyectil debe cortar el aire de manera que las presiones que se produzcan a su alrededor se equilibren, y que aunque exista el efecto de frenado, no se produzcan fuerzas desequilibradas que puedan desviarlo. Para disminuir estos efectos, los cañones de las armas llevan interiormente unas estrías o acanaladuras formando una especie de rosca, de forma que el proyectil adquiera un movimiento circular mientras se desplaza por el cañón y realice la trayectoria rotando sobre si mismo a gran velocidad. Esto produce un efecto giroscópico, que tiende a mantener constante la dirección del eje de giro, que es la del desplazamiento. Además en el caso de imperfecciones en el proyectil, al estar en rotación, se equilibran las fuerzas y se disminuye la posibilidad de desviación.

La trayectoria de tiro

Aunque hasta ahora hemos hablado de las fuerzas de rozamiento producidas por el choque continuo entre el proyectil y la capa atmosférica, hay otra fuerza que actúa constantemente sobre la Tierra, y es la gravedad.

Esta fuerza produce que cualquier trayectoria de tiro tenga forma de parábola, y no de línea recta. Aunque este efecto puede no apreciarse en distancias cortas, es observable cuando intentamos hacer blanco a largas distancias. Si trazásemos una línea recta por el interior del cañón del arma hasta el objetivo, veríamos que el punto de impacto del proyectil siempre es por debajo de dicha línea, acentuándose además con la distancia al blanco.

Desde el momento que el proyectil sale por la boca del cañón, comienza a caer hacia abajo con la misma aceleración que si se hubiera dejado caer libremente, lo que sucede es que debido a la gran velocidad que lleva, en el tiempo que tarda en caer una distancia vertical, ha recorrido una distancia horizontal mucho mayor, lo que da la sensación de que la trayectoria es una línea recta. Para hacernos una idea, un proyectil de caza, que puede salir del cañón con una velocidad de 800 metros por segundo, y despreciando las fuerzas de rozamiento, alcanza un blanco a 100 metros en 1,25 décimas de segundo, y en ese mismo tiempo, su caída es de unos 7,6 centímetros, lo que implica que al apuntar al blanco, hay que compensar esa caída elevando el arma aproximadamente 0,04 grados.

Otros factores que influyen en la trayectoria

Principalmente hay dos tipos de factores que intervienen en las modificaciones de la trayectoria de un proyectil.

Los factores ambientales, tales como el viento, que produce desviaciones laterales, el calor, que produce turbulencias que afectan a la trayectoria, así como el frío extremo, lluvia, etc., y que solamente la experiencia del tirador es capaz de compensarlos. Existen competiciones de alta precisión como las tiradas de bench rest en las que se colocan banderas y molinillos en el campo de tiro para que el tirador pueda conocer la dirección y velocidad del viento.

Los factores intrínsecos al arma. Al aumentar el numero de disparos, se produce un aumento de la temperatura en la recamara y en el cañón del arma, produciéndose dilataciones del mismo, que aumentan la fricción y por tanto la presión en el cañón, y como consecuencia final afectan a la velocidad de salida del proyectil. Si a esto añadimos los restos de pólvora que se van quedando en el cañón tras cada disparo, el efecto es incremental.

Concluyendo

Varios son los factores que influyen en la trayectoria del proyectil cuando se dispara un arma, algunos se pueden evitar mediante un buen ajuste de las miras en función de la distancia, para compensar la fuerza de la gravedad, y otros son medioambientales o del estado del arma, y un tirador experto debe saber como pueden afectarle. Los debidos a problemas de aerodinámica de la punta del proyectil y defectos de fabricación son imprevisibles, y prácticamente imposibles de solucionar por mucha práctica y experiencia que se tenga.

linea_fin

BOTON VOLVER INICIO